Acércate.

Recuerda que el problema con la locura es que ya no es vista como una virtud.


Bienvenido

Bienvenido
Todo un honor pasar por tu tiempo.

domingo, 27 de mayo de 2012

Tú, mi paisaje.





El paisaje que es tu cuerpo y alma es el mejor de todos, me llena los ojos de colores brillantes y de ilusiones tan vivas, me llena la boca de palabras preciosas y de besos infinitos, llenas mi corazón de sangre nueva y de latidos incesantes. 

El paisaje que es tu sonrisa es el que provoca mi felicidad y el paisaje que es tu entusiasmo es el que causa mis sonrisas. 

El paisaje que es tu mirada y todo el futuro que puede llevar dentro es el paisaje de mis ojos y de todo el pasado que ya no oscurece mi mirada.

El paisaje que es tu pecho con el corazón adentro, vivo, latiendo, es el paisaje que pone a funcionar el mío, la combustión externa en mi motor interno. 

El paisaje que es tu mano que sostiene la mía, es justo a donde quiero ir y quedarme para siempre. 

El paisaje que es tu espalda que sostiene tu frente en alto, sostiene también en alto mi anhelo de descubrir para ti nuevos caminos y borrarte los pasados, los que duelen.

Es así como eres el mejor de mis paisajes.
El más ansiado de mis viajes.


Yo, sin conocerlo, iba rumbo a tus tierras, a tu piel que me esperaba eternamente, a tus ojos que siempre me miraron, a tu boca que siempre supo mi nombre, atus pasos que siempre me acompañaron, a tus labios que siempre me besaron, hacia tu luz que siempre me iluminó, hacia tu sombra que no era un aparición, hacia tus manos que siempre me palparon, hacia tu voz que siempre me llamó, hacia tu núcleo que ahora es mi núcleo, hacia tu camino que siempre fue el mío.

Mis sueños contigo son mi mejor lugar, mi refugio. Ahí donde quiero vivir y también buscaré morir.

Cada quién tiene el paisaje que se arriesga a evocar.


domingo, 20 de mayo de 2012

Soledad.


Aquí todo el día es de noche, un espectral azul rey cubre el cielo y un cándido juego de luces alumbran mi pálido cuerpo. Su moribunda luz me hace sentir como una más de mis fantasmas, como una mancha blanca en medio del universo. 

A veces puedo ver entre las sombras del mar a dos amantes que juegan entre las olas, como si corrieran sobre las crestas de la tempestuosa agua salada, persiguiéndose el uno al otro sobre el aquel abundante líquido, cual si fuera tierra sólida. Casi puedo escuchar sus risas, sus medias risas, cuando murmuran, cuando suspiran, sus silencios y cuando se atrapan. El mar se ve como un piso que cambia de forma, un desierto de arena azul con sus dunas andantes, en ocasiones me pongo de pie en la orilla y puedo sentir como si estuviese parada en el corazón de esa interminable inmensidad. 

Tinieblas a todo mí alrededor me hacen sentir como si estuviera parada en el centro del océano. Las estrellas me hacen descartar al cielo como un techo infinito, sólo son pequeñas luces que flotan a mí alrededor, se siente como si tan sólo me acercara un poco más, al estirar mi mano las podría tocar.

                                   

domingo, 13 de mayo de 2012

Inmortal.




También vestimos de piel, tenemos rostros e incluso poseemos algo semejante a un corazón, parecida a una pequeña llave de dolor. Dolor: el desagradable pero afectuoso impulsor que genera nuestra noción de ¨estar¨. Realidad: la falacia que nuestros sentidos nos hacen abrazar como verdad acerca de nuestro ambiente; lo que tú ves como humano no es lo único que existe, detrás hay algo más, algo fascinante, como un libro completo escrito entre las líneas de otro. Sentir: honestamente, hace siglos atrás que empecé a ignorarme.


Un inmortal camina. No sabemos si nacimos o si nuestras mentes se han quedado atrapadas en el tiempo junto a nuestros cuerpos, y nuestras almas se perdieron en algún bello lugar, por lo tanto, carecemos de una para vender. Entendemos quiénes somos por el reflejo sobre las cosas, percibimos nuestra apariencia gracias a charcos de cristal u hojas de plata a los cuales sólo observamos de reojo y tememos, honestamente los evitamos, ya que de alguna manera intuimos que aquel que reside del otro lado del espejo, a diferencia de nosotros, es alguien vergonzosamente frágil.

domingo, 6 de mayo de 2012

Delirio.




Esto que nos rodea ¿quién dijo que es la realidad? Nadie lo nota, teniendo ojos viven felizmente ciegos. Vivian. Ves al mundo despertarse y apresurarse por la mañana, ansiosos por comenzar sus cotidianas carreras para llegar a ningún lugar, todo para volver a empezar. Se concentran en el que va adelante, sin darse cuenta que la pista es circular. Distracción, esto es distracción, lo que vemos a diario por nuestras ventanas, al caminar, al ver tu casa, tu "hogar", tu trabajo, tu escuela, tu iglesia, tus amigos y todo lo que puedes tocar se llama distracción (¿cómo sabes que son reales?). Porque de no haber nada y de todo estar vacio, verías por primera vez la insólita realidad.

Pienso. Cada año es el último año del mundo. Cada década es el fin de la humanidad. Cada día es el rapto de los "justos". Siempre atrapados entre un nuevo comienzo y nuevo final. ¿Acaso lo logramos? ¿Conquistamos la inmortalidad? ¿Es esto eternidad "humana"? No, sólo estamos permanentemente aprisionados entre el ayer y el mañana. Pues bienvenida a la vida (me contesto a mi misma), a nuestra cárcel de ideas y a nuestro laberinto de dioses. La regla del juego es: nunca terminar el juego.