Acércate.

Recuerda que el problema con la locura es que ya no es vista como una virtud.


Bienvenido

Bienvenido
Todo un honor pasar por tu tiempo.

lunes, 6 de febrero de 2017

La mirada de un perro

¿Has mirado los ojos de tu mascota detenidamente? 

Mi pequeño perro tiene en los ojos una bondad que hay ocasiones en las que me hace querer quitar la vista de ellos porque no me siento digna de ello, de esa dulzura que no espera nada a cambio.

Una ocasión en la que me senté en el sofá a leer un poco crucé la mirada con él, que estaba recostado en su pequeña cama, descansando, quieto, solamente posando sus pequeños ojos negros en mi, con ese semblante de inocencia que derretiría a cualquiera, tan pacífico, mientras descansa su cabeza en la orilla de su suave colchón, Mientras, en mis adentros me preguntaba, ¿qué estará pensando? ¿estará pensando algo bueno o malo de mí? ¿querrá alejarse de mi lado? ¿cómo serán los pensamientos de los perros? ¿acaso quiere algún juguete? ¿tiene hambre? porque, los perros siempre tienen ¿no? Entonces, mientras dejaba mi libro a un lado y creaba mil conjeturas, realicé un pequeño movimiento y mi pequeño amigo comenzó a menear la colita de forma rápida y se acercó rápidamente a mi para regalarme una pequeña lamida en la mejilla. Solo eso, era lo único que quería, estar conmigo y darme una pequeña muestra de afecto, esa acción fue como una bofetada que te despierta y a la vez una caricia que calma el alma. Después se quedó entre mis piernas hasta que terminé mi lectura. 

Así de sencillo como este pequeño relato que les cuento es el amor y bondad innata de los perros, acción majestuosa que no necesita más explicación ni palabrería. Es lo que es, a veces creo, que un solo perro es más bondadoso que toda la raza humana. Si no me crees, mira sus ojos, ellos te lo dirán todo.