Acércate.

Recuerda que el problema con la locura es que ya no es vista como una virtud.


Bienvenido

Bienvenido
Todo un honor pasar por tu tiempo.

sábado, 25 de noviembre de 2017

Deseos necesarios

Este deseo de escapar, desprenderme de lo absurdo, desaparecer silenciosamente y no dejar rastro. Deshacerme de esta carga propia y ajena que la razón impone pero el corazón desecha.

No mirar nunca más un espejo, reflejo solo de mi apariencia y jamás de mi esencia, vestir mi alma de transparencia sin tener miedo a lo que se vea o no se vea de ella.

Olvidarme de quien fui, que hice o dejé de hacer, del ego que tanto me asfixia y me condena.
Borrar toda marca de agua en las imágenes que definieron en algún momento la vida, volverlas anónimas y que el tiempo inclemente borre mis rasgos de ellas.

Despedirme de la filosofía, ser simple y serena.

Deshacerme de cada palabra que me define porque me encarcela y así hacer que los barrotes desaparezcan.

Ya no repetirme buscando salidas en un laberinto donde siempre abro las mismas puertas.

Decir adiós sin sentir la ausencia ni llorar pérdidas, poner fin en forma sencilla sin ninguna espera en una despedida sincera.

Salir del sopor de las noches en vela y que se rompan los cristales que me protegen.


viernes, 3 de noviembre de 2017

Entre el ser y estar

Estoy en mil lugares y de ninguno soy. Paso como el viento, arrasando la calma y apaciguando tempestades;  mas no permanezco al tiempo. Sólo soy de un sitio al que me agarro para no perderme, al que vuelvo siempre para encontrarme, para que los verbos ser y estar se reconcilien. Allí estoy y soy al mismo tiempo, allí, en un paraíso cercano donde no se finge y se es quién eres, allí en aquel lugar que me abraza y me cobija con su calidez perpetua y el suave frió que calma el calor más sofocante.

He querido ser y no estar; tantas veces como he amado, he querido ser, pero sólo he estado. Y me he esforzado por encontrar un nuevo sitio en el que ser, en crear una nueva esencia de mi misma, completada por otro que le dé valor e importancia a la insignificancia mísera de mi propia esencia en la inmensidad de tantos entes. Y aunque a veces he creído formar parte de un nuevo lugar, inventado y realizado a medida para mí, un lugar que no sea allí, un lugar aquí, he encontrado que quedan cosas por decir, que el alma se resiente al dejarse doblegar del todo, que el corazón ha estado dispuesto tantas veces a ser, que ahora se conforma con estar. Porque los demás sólo han estado cuando yo he querido ser, porque mi alma ha aprendido que es mucha renuncia darse y mostrarse del todo , aunque lo sigue intentando, no consigue otra alma que la quiera escuchar, que la vea tal cual es, que encuentre de, un solo golpe de vista, toda su existencia. Aunque entre tanto juego verbal de nuestro precioso idioma he comprendido la importancia del estar. Sólo se es de un sitio al que todos volvemos cuando otros seres ya no nos dejan estar. Queremos ser pero estamos porque los seres no pueden dejar de ser lo que son para convertirse en otra cosa. La almas son difíciles de mostrar porque no están, sólo son y estando, somos, sin darnos cuenta, parte también del otro, aunque el otro no quiera ser y no se muestre del todo. Estoy  en el mundo y sé quién soy.   

¿ Es suficiente?

domingo, 29 de octubre de 2017

Rezo

Me dejo llevar al abismo de tus sombras,
le rezo a la curia vanidad de tu esencia.

Atea que cree en los milagros de la carne,
agnóstica que conoce a dios en cada beso.

Rezo, rezo, rezo.

Soy pecadora, confieso,
blasfemias de tu cuerpo
me condenan al calor de tus infiernos.

Oleadas sofocantes, sudor rusiente…
Condenada estoy,
mas siento haber tocado el cielo.

Y rezo, rezo, rezo…

miércoles, 18 de octubre de 2017

Distracción

Esto que nos rodea ¿quién dijo que es real?

Nadie lo nota, teniendo ojos viven felizmente ciegos. Vivían...

Ves al mundo despertarse y apresurarse por la mañana, ansiosos para comenzar sus cotidianas carreras hacia ningún lugar. Se concentran en el que va adelante sin darse cuenta de que la pista es circular.

Distracción, esto es distracción, lo que vemos a diario por nuestras ventanas, tu casa, tu trabajo, tus amigos, tu pareja y todo lo que puedes tocar. Porque de no haber nada y todo estar vacío y encontrarte con la absoluta soledad verías por primera vez la insólita y desoladora realidad, esa que no somos capaces de cambiar.

Pienso; cada año es el último del mundo, cada década es el fin de la humanidad y cada día es el rapto de los "justos". Siempre atrapados entre un nuevo comienzo y un nuevo final, ¿acaso lo logramos? ¿conquistamos la inmortalidad? ¿es esto trascendencia humana?

No.

Solo estamos permanentemente aprisionados entre el ayer y el mañana. Pues bienvenida a la realidad -me contesto-, a nuestra cárcel de ideas y a nuestro laberinto de dioses.

martes, 17 de octubre de 2017

Adiós

Adiós, pasado resaltado por mis recuerdos,
maximizado por mi imaginario dramático;
La realidad es muy distinta, el presente es otro.

Adiós, futuro ensalzado por mis deseos,
venerado por mis sueños fílmicos;
La realidad es esto, el presente es ahora.

Quería querer que fueras lo que no serás…
se desvanece el milagro, las palabras se diluyen.

Adiós, ilusión destructora entre mis sábanas rota,
pasajera itinerante de mis noches sordas,
compañera extraviada de mi vida loca,
música de acero que envolvía las horas.

Adiós, navegante furtivo que en mis anhelos habita,
recluta de penumbras, soldado de luces, capitán de sombras.
mudo testigo de lo que me hunde,
inquilino perpetuo que en mi alma flota.

Adiós.

lunes, 9 de octubre de 2017

Dedicatoria no entregada


Quito a mi vida horas, minutos, segundos, para sumarlos a tu tiempo, a tu vida. El tiempo que ya no es tiempo, que se escapa con ese respiro infinito del viento, con la muerte de cada día, con el camino transitado sin derecho a un regreso.

Por un momento floté en tus brazos, bailé en tus labios, sonreí como niña y canté tu canto. Desde la profundidad de mi mar nade por fin hasta la superficie y me elevaste hasta el arcoiris nacido de la unión de mis lágrimas y el sol de tu encanto.

No pude advertir cuando volví a encontrar tus ojos y sin saber cómo, entregué mi alma a tu cuerpo. Desesperada por detener el tiempo dibujo para ti caricias infinitas y finjo mis propios limites para que no percibas los tuyos.



domingo, 8 de octubre de 2017

Partida

Lo importante no es lo que han hecho con nosotros, si no lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros.
                                                                                          Jean Paul Sartre

En mi pequeño paso por la vida, he destacado la cobardía como un vicio cada vez más peligroso para la humanidad.

En verdad tenemos tanto miedo al riesgo, que preferimos hacer un hoyo en donde pueda caber cada uno de nuestros miedos con todo y nuestros cuerpos.

Y sí, también tenía miedo, a veces muy poco, a veces mucho, pero cuando te escuchaba no tenía nada, ni siquiera el más chiquito. Y era bonito.

Hasta la fecha todavía sigo sin entender las partidas, entiendo más las despedidas: la cruda voz aprendiendo a decir adiós, pero no, no entiendo ese caminar de tu alguien alejándose de ti, ¿es justo?, ¿y si no es justo por qué entonces es posible?, ¿y si es posible por qué no puede convertirse en imposible si existen los antónimos?

Lo peor es que esta vez soy yo quien decide irse.

Si me arrepentía de algo, era de las veces que te había hecho llorar o el haber inyectado en ti momentos de confusión . No de ti, no de mi, nunca de lo que fuimos, si es que fuimos algo.


Tal vez, simplemente es amor.

domingo, 1 de octubre de 2017

El 19 de septiembre que nos alcanzó

Y tus templos, palacios y torres se derrumben con hórrido estruendo y sus ruinas existan diciendo: de mil héroes la patria aquí fue...

Ya muchos lo dijeron, ese era un día como cualquier otro.

A casi dos semanas aún puedo sentir el miedo, no encuentro mejor terapia para detenerlo que escribiendo, necesito que el temor y la ansiedad se vayan, si bien sé que no para siempre solo les pido un descanso.

Todos tienen razón, era un día más, igual que el anterior. Me encontraba en mi trabajo ayudando a una joven pareja con un problema acerca de una compra que habían realizado, situación que acorde a mi puesto era yo quien tenía que resolverlo. Trabajo en una librería mediana ubicada en la emblemática calle de Versalles dentro de la colonia Juárez, si, Versalles, justo en frente de donde hace 32 años colapsó el hotel que llevaba el mismo nombre de la calle que lo vio caer.

Tranquilidad, hasta que de pronto sentí un mareo y enseguida un grito proveniente de la joven a la que le cotizaba un libro, la cual exclamó con un dejo de nerviosismo: ¡Está temblando! Y súbitamente entra el horrendo sonido de la alerta sísmica. Tenía mi mirada en la computadora mientras sentí como si alguien me empujara con brusquedad, pero no había nadie, alzo la vista y veo a la pareja corriendo hacia la salida luego me fijo en mi jefe que está hincado acomodando unas cajas y ahora soy yo quien grita ¡Está temblando! mientras el piso no me deja en paz. Corro lo más rápido que puedo intentando no caer mientras observó como una señora sale asustada rápidamente de entre los libreros corriendo a la salida. En mi huida me detengo justamente a la mitad de la librería y volteo a ver si mi jefe viene tras de mí, ¡no estaba! así que grito ¡Christian, por favor, está temblando! entonces lo veo ponerse de pie y correr hacia mí, empiezo a observar como los libros caen violentamente, como si una mano invisible los lanzara fuera de sus casilleros haciendo un ruido desastroso ¡zas! ¡zas!, el gran letrero que colgaba con el nombre de la empresa se balancea y está a punto de caer, corro esta vez sin voltear y llego a la banqueta pero el suelo no daba descanso y la tierra me movía con una facilidad que aterroriza, siento que una mano me toma del brazo y me empuja hacia a mitad de la calle, era mi jefe que no me soltaba mientras tratábamos de no caer. el solo podía decirme tranquila, tranquila, ya pasará. Pero mientras la tierra nos obligaba a danzar, lo que mis sentidos pudieron captar fue horrible. Mis ojos se movían a todas direcciones, veía a la gente, abrazándose, corriendo, llevándose las manos a la boca tratando de contener la impresión, algunos lloraban, gritaban, un joven hincado imploraba diciendo: ¡Por favor, que pare, que pare, por favor!, una chica a punto de desmayarse, una señora gritando: ¡mis hijos!. Creí que era otro temblor fuerte como el que nos había visitado antes pero en unos segundos supe que no era así, el crujir de las ventanas de los altos edificios ¡crac! ¡crac! y de repente ¡crash! algo se derrumbó a nuestra derecha y luego a nuestra izquierda, entonces mi mirada se elevó viendo como los enormes edificios se balanceaban, observé como el altísimo hotel fiesta americana no se detenía y fue inevitable no pensar en el hotel Versalles, ¡cras! un cristal del edificio contiguo al nuestro cayó, después solo unos golpes más y una ligera nube de polvo nos cubrió, rápidamente vino a mi el sismo del 85 y sabía que la zona donde estaba había sido muy afectada, creí que algo se nos vendría encima, creí que moriría. Entonces simplemente ya no supe que ver y ya lo único que escuchaba era la alerta sísmica que no se detenía. Ese maldito sonido

Las sirenas se oían por todos lados al igual que los llantos, oraciones y maldiciones. Pero esas sirenas no las soportaba, el sufrimiento y preocupación de la gente me confundía, entre en una crisis de ansiedad y algo fallaba con mi respiración pero no tenía mi inhalador, pensé que si el temblor no me mató con algún derrumbe, lo haría emocionalmente. Mi jefe dijo que entraría por mi inhalador y solo pude decirle: ¡no!, puedo tranquilizarme, pero no entres por favor. Estuve un rato intentando reducir mi agitación y mis nervios tallando mis dedos sobre mis palmas, mi condición fue mi enemiga también. Pasaron diez minutos y el caos continuaba, el ruido, la incertidumbre y a esto se sumaba la desesperación por intentar contactar a la familia y amigos. Mientras intentábamos hacer contacto las noticias cercanas ya se esparcían, unas personas nos dijeron que un edificio en la esquina estaba punto de caer al igual que uno cercano al nuestro, había escombro y vidrios. Vimos un chico salir del edificio con una gran cortada en su abdomen. Llegó un olor a gas que provenía del fiesta americana, la banqueta alrededor de el se había levantado y por ahí se fugaba. Alguien gritó: ¡Que nadie vaya a fumar si es que quieren vivir!

Estuve fuera de mi trabajo como una hora, las primeras muestras de solidaridad no se hicieron esperar, estaba sentada en la banqueta y un chico me dio de su agua y después me dio un abrazo diciéndome que todo estaría bien, así como llegó se fue, Una chica me ofreció su inhalador y se lo agradecí con el alma. Pude hacer contacto con mis hermanos pero no con mis padres, situación que me preocupó bastante ya que ellos se encontraban junto con mi perrito en casa. 

Pasados veinte minutos entramos (mi jefe, un compañero y yo) rápidamente a la librería encontrándonos con una escena desoladora, la librería estaba desecha. Tomamos nuestras cosas y nos retiramos, lo único que queríamos era llegar casa.

No estaba consciente de la magnitud del temblor, hasta que llegué a avenida reforma, habían mares de gente un tráfico increíble, pude entrar a internet para saber la situación en que se encontraba el metro (mi único transporte para llegar a casa) vi que mi línea estaba fuera de servicio pero también pude ver como los vídeos de los derrumbes se filtraban poco a poco por la red. Mi corazón se estremeció y comencé a caminar quien sabe a donde. 

Caminé desde la glorieta de Colón hasta metro salto del agua, el camino fue pesado y desconcertante, vi como la ciudad estaba colapsada, se respiraba la tristeza y desesperación, vi algunas bardas tiradas, escombros, grietas, edificios inclinados y muchos con las fachadas destruidas. Las sirenas no dejaban de sonar. Aún no tenía señal en el celular.

Estaba cansada y nerviosa pero afortunadamente al llegar la estación la línea que me llevaba a casa ya tenía servicio, el trayecto fue duro, había mucha gente pero esta vez sus caras y gestos no me confundían, esta vez los entendía, porque todos llevábamos la tristeza y el miedo a cuestas.

Lo demás ya lo saben, ya muchos se ha contado y escrito, no soy quien para relatar los momentos en los que México poco a poco volvía a ponerse de pie. Esa ayuda y solidaridad interminable que mostraron los mexicanos. Solo puedo pedir una cosa: México quédate así.


Mas si osare un extraño enemigo profanar con su planta tu suelo, piensa ¡Oh Patria querida! que el cielo un soldado en cada hijo te dio...




PD: Anexo algunas de las imágenes que pude captar ese día. También debo decir que mi anterior entrada "Consuelo" va dedicada para quien crea necesitarlo, pero sobre todo para las personas que perdieron más que la mayoría de nosotros.

Abrazos infinitos y fuerza México.























lunes, 25 de septiembre de 2017

Consuelo

Ojalá pudiera consolarte,
decirte que todo pasará
que este dolor mañana se alejará, 
quiero abrazarte y que encuentres calma.

Quiero amarte.

Que mi amor te alcance
para aguantar los malos tiempos, 
para soportar los golpes que la vida te estampe
esos crueles que te dejan absorto 
porque no entiendes porque suceden.

Quiero cuidarte cada vez que estas cosas pasen.
que tu dolor sea mío,
ser parte de ti,

Escuchar tu voz, 
ver tus ojos, tu cara,
desterrar de ellos la tristeza,

Aminorar tu dolor, besar tus penas, 
hacer que desaparezcan,
o que por lo menos entiendas 
que lo que hoy te aflige y tortura, 
mañana será experiencia.

Pero cuanto daría por protegerte 
por tenerte siempre en la tranquilidad completa.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Quiebre y conmoción


Soy el presupuesto de un alma en quiebra, el salir de viaje hacia no sé donde, en definitiva un cero a la izquierda.
                                                                                                        Anónimo

Sentir el punto de quiebre, donde ya no hay retorno.  El límite que marca lo que nunca se podrá llegar a ser, a vivir, a sentir. El camino transitado lo impide, las limitaciones propias y las del tiempo que en pasado todo era posible, lo transforma en su contrario, llevándonos a un anhelo de vida que rodeado de penumbras de lo vivido lo transmuta en una abstracción y ficción que solo es posible en el inconsciente.

La llama encendida de una vela que se derrite como las horas transcurridas que merma la vida, detiene el latido y el torrente de energía que corrían por incendiarios pensamientos.
Se besan las noches pasadas, se abraza la almohada que entierra los más terribles pensamientos, lujuriosos deseos y tiernos sueños. Lo poco que queda se escurre en un desvelo, la razón se impone al conocimiento, ahora se sabe que todo aquello que se creyó que nunca pasaría también pasa, nada perdona el olvido que llega con el tiempo ni el presente que te lo restriega en la cara.

El transcurrir ha sido violento, los deseos se estancaron y la pregunta que fustiga ¿cómo se llega a donde nunca se pensó si quiera en llegar? nada parecido a nuestros deseos.

Se siente, se sabe, se vive, el cuerpo lo recuerda en señales irreversibles a imparables, el querer desterrar las huellas del tiempo que van tatuadas en la piel nos lleva a escondernos en una mentira, piadosa, humillante e indigna, la mentira de una juventud perenne y que ya está perdida. Nada detiene el cansancio ni borra el dolor tallado en el alma que deja las cosas vividas. No hay retorno, sólo un espejismo fragmentado del tiempo que nos queda para la partida. ¿Únicamente queda esto?

Muchos años creímos que era correcto y normal pero ha llegado ese momento en el que el famoso tren de la vida se ha parado y entonces podemos darnos cuenta que si dejamos que se vaya, que pase para nunca regresar seguiremos siendo sobrevivientes, es que en realidad lo único correcto es buscar nuestra propia aceptación, nuestra vida la hemos armado sobre las expectativas de los demás ¿y cuando has pensado en ti?

Crearemos nuestro propio proyecto, a sabiendas de nuestras limitaciones y miedos. Siendo conscientes de que habrá días en que la ansiedad tendrá días victoriosos, pero aunque suene a libro de superación personal creeremos y confiaremos en que el amor y los actos que hagan estremecer el corazón, aquellos que conmuevan serán lo único que nos podrá salvar.

Solo el arte puede conmover a los humanos y despertarlos a la verdadera vida.
                                                                                                                Mikhael Aivanhov

viernes, 15 de septiembre de 2017

El amor de tu vida

Desde que tengo nociones acerca del tema del amor, siempre he escuchado a las personas mencionar que tienen o tuvieron un "amor de su vida". Es algo que yo nunca he terminado de entender. He sacado diversas conjeturas, una de ellas es que uno no puede decir con seguridad que alguien siempre será el amor de su vida si no hasta que está en los últimos momentos. Hasta que la vida se está agotando, se derrama y en esa sensación donde te enfrentas a la cruel realidad uno de verdad es capaz de volver a través de los recuerdos y experimentar ese amor que hace temblar y genera una sensación de ardor en el pecho. Y entonces en ese momento vendrá a la mente la persona que de verdad fue -o es- el "amor de tu vida". 

La otra empieza con las siguientes preguntas: ¿es que acaso no hay tantas personas en el mundo? ¿porque se dan títulos a las parejas? ¿cuál es la lógica de solamente tener un "amor"? y sobre todo ¿porque hay tanta desesperación y obsesión por parte de la gente con este tema, de ser el amor de la vida de alguien o tener uno?. ¿Puedes tener muchos "amor de tu vida" a lo largo de la vida así como únicamente puedes tener uno? Confío más en que el presente es importante, la persona con la que has decidido estar ahora

Si ya es verdaderamente difícil -sobretodo para personas como yo- encontrar a alguien que te comprenda todavía la gente suele complicarlo más, por eso yo no quiero darle a nadie ese título, quiero ser justa con quien llegue a amarme y yo amarle. Así simplemente, sin decoraciones, sin ataduras ni conceptos complicados o confusos. Solo amar. 

De uno depende vivir y amar, así sea amar de otra forma, diferente... y ser feliz.

Porque creo que el amor es algo más, otra cosa, las parejas que has tenido nunca las olvidarás. Aunque ya no sean tu pareja ideal actual.

A ti que lees esto, ojalá que el amor y la historia de tu vida sean el mismo.




domingo, 27 de agosto de 2017

Una persona diferente más

Existió un tiempo en el que se llegó a sentir como un ser desalmado, los demás siempre lo repetían que lo creyó.
Vivir de esta forma no es ni será fácil, siempre con la sensación de no entender el mundo, no por que se sintiera como un genio o un dios ante ellos, simplemente no era capaz.

Esa sensación, la confusión de no entender que es lo que se está haciendo mal, de herir con las palabras sin tener la intención de ello, de no saber que querían decir los demás, no saber que ni como decir algo a las personas para que no se fueran, de dejar de ser amable porque los demás se aprovechan. ¿Cómo podría explicar a los demás que no era eso lo que deseaba si no lograba explicar lo que ocurría en su cabeza?

Su vida se resume en esperar una alegría que no llega, el paso del tiempo perdido, el perder el tiempo que queda, una voz débil que suena a esperanza sin fuerza para llegar al alma y una mano que se extiende en el vacío. Carencias.

Intenta comunicarse pero no encuentra la forma de expresar lo más profundo de su mente y corazón. Su amor y miedos. Solo encuentra desesperación y ansiedad. Miedo de enfrentarse al mundo, al caos de todos los días. 

Es la primera vez que escribe de su extraña forma de ser, su padecimiento, aquel que le dio un poco de calma para entender lo complicada que había sido su vida en muchas facetas, explicar un poco lo que sucedía, un consuelo, y debido a esto cree que es momento de dejar, de soltar y volver a soltar, retomar la libertad, romper el espacio, acabar con el dolor y no querer más tristeza. Necesitar paz. Aceptarse, ¿no es acaso este el primer paso? Eso es, y no tiene porque estar mal, no es su culpa que los demás no puedan ver más allá.

No puede aislarse todo el tiempo, debe dejar de creer que el mundo gira a su alrededor, debe afrontar las situaciones, entender que debe desenvolverse en un mundo donde no siempre tendrá la oportunidad de ser comprendido ni explicar a cada persona lo que significa vivir de esa forma. Tiene que ser consciente de sus propias limitaciones y capacidades. Esto ya no debe ser un secreto. 

Solo es una persona diferente más.

Y es que esto escrito se ha transformado en una catarsis. 

"Estar fuera de los límites implica ser anormal, pero ser anormal no implica necesariamente ser inferior".

                                                                                                Hans Asperger


Resultado de imagen para love yourself first mary and max
Mary and Max, 2009





domingo, 11 de junio de 2017

Si me gusta el mundo

A veces si me gusta el mundo. Noches frías, el silencio, rosas secas, árboles enredados con un corazón grabado, luciérnagas y tardes violetas. Calles empedradas, cachorros escondidos en las nubes, el chasquido del fuego quemando madera, cometas que nunca veo, poemas, botellas de cristal, búhos, el cuadro de un pequeño barco al borde del precipicio, fotos en blanco y negro, libros, una tarde de juegos, cerveza o una copa de vino, canciones, café con hielo, una banca en un parque. 

Quiero todo esto y más. 

Y a veces lo encuentro.

Pensamientos

Qué pensamientos tan rebeldes los míos,
solo saben hacer su voluntad, 
yo insisto en ocuparme en cosas que hagan 
que el tiempo pase inadvertido y
así ignorar ese dolor punzante y casi constante ,
con un toque de vacío que desea
apropiarse de mi alma  porque no estás, 
y ellos insisten en ponerte en primer lugar. 

Mi primer pensamiento al despertar, 
la primera persona a quien quiero contar algo que siento ,
la primera persona a la que quiero abrazar y besar 
solo porque así lo quiero.

Ellos son quienes gobiernan sin mi permiso,
aunque yo intento desconectar esa parte de mi vida
que hace que mi vida tenga vida solo si tú estás .

Mis pensamientos tienen voluntad, vida y sentimientos.
Ellos no permiten que los ignore como hago con tantas otras cosas,
son tan fuertes que se imponen empapando mi vida de ti
y yo claudico ante la evidencia:

Mis pensamientos solo muestran el cariño que siento por ti.

domingo, 4 de junio de 2017

Nuevamente estás aquí

Una especie de conexión me atrae hacia ti. A pesar de los años de silencio nuevamente nos encontramos. De un momento a otro apareciste.

Dentro de esta amistad de años, siempre he sentido un cariño especial por ti, algo que ni el tiempo pudo borrar tan siquiera un poco. De todas las amistades que he tenido a lo largo de la vida y que he querido mucho, la tuya siempre me hizo sentir tranquila y aceptada. Los grandes momentos en donde no pasaba nada aunado a mi carácter taciturno que se prolongaron incluso por meses, no es que desaparecieras, al contrario, en los momentos donde me sentía completamente sola y pensaba en los amigos perdidos hacías acto de presencia en mis pensamientos y aquello lograba calmarme, hasta estoy segura que incluso me dibujaba una sonrisa.

Permíteme dedicarte unas palabras, palabras que no sé si son correctas y mucho menos sé a donde me lleven. Y si te soy sincera, me provocan miedo.

Con solo unas palabras
eres capaz de hacer
que las tormentas
y la desolación de mi alma
se conviertan en un charco
Te quiero así en mi vida,
a veces tu paz,
otras esas tormentas de pasión
que solo tu sabes provocar.


Disculpa si esto es demasiado.

Sobreviviente

Ya llevas esos años a cuesta y la vida ya ha probado tu fortaleza, 
te ha embestido sin piedad pero no te ha podido quebrar,
te miro y espero que logres sanar.

Quiero que dejes de sentir ese miedo que se ha instalado 
justo en ese lugar donde residía tu seguridad.
Sonríes , pero a veces tus ojos se pierden,
buscas la soledad para llorar en silencio.

Y a mí, a los demás, nos regalas una sonrisa preciosa
con la tristeza en tu mirada que no puedes ocultar.
Sabes que seguiré dando todo por ti.

Verte reír , bromear , contar la cosa mas trivial
es una forma de ver tu alma sanar .

Eres una persona hermosa con cualidades 
y talentos que te hacen especial.

Debes aprender a sacar el dolor y dejar
que la paz te inunde una vez mas.
Será difícil, cada día tendrás que luchar
déjame ser tu muleta , tu paño de lágrimas
la caricia que te calma y el abrazo silencioso
que te dirá mucho mas que las palabras.

Lo único que pido, 
ver en tus ojos ese brillo que me diga
que vas triunfando sobre todo lo malo que te ha sucedido.
Quiero que te sientas orgullosa, orgullosa de ser una sobreviviente.

lunes, 6 de febrero de 2017

La mirada de un perro

¿Has mirado los ojos de tu mascota detenidamente? 

Mi pequeño perro tiene en los ojos una bondad que hay ocasiones en las que me hace querer quitar la vista de ellos porque no me siento digna de ello, de esa dulzura que no espera nada a cambio.

Una ocasión en la que me senté en el sofá a leer un poco crucé la mirada con él, que estaba recostado en su pequeña cama, descansando, quieto, solamente posando sus pequeños ojos negros en mi, con ese semblante de inocencia que derretiría a cualquiera, tan pacífico, mientras descansa su cabeza en la orilla de su suave colchón, Mientras, en mis adentros me preguntaba, ¿qué estará pensando? ¿estará pensando algo bueno o malo de mí? ¿querrá alejarse de mi lado? ¿cómo serán los pensamientos de los perros? ¿acaso quiere algún juguete? ¿tiene hambre? porque, los perros siempre tienen ¿no? Entonces, mientras dejaba mi libro a un lado y creaba mil conjeturas, realicé un pequeño movimiento y mi pequeño amigo comenzó a menear la colita de forma rápida y se acercó rápidamente a mi para regalarme una pequeña lamida en la mejilla. Solo eso, era lo único que quería, estar conmigo y darme una pequeña muestra de afecto, esa acción fue como una bofetada que te despierta y a la vez una caricia que calma el alma. Después se quedó entre mis piernas hasta que terminé mi lectura. 

Así de sencillo como este pequeño relato que les cuento es el amor y bondad innata de los perros, acción majestuosa que no necesita más explicación ni palabrería. Es lo que es, a veces creo, que un solo perro es más bondadoso que toda la raza humana. Si no me crees, mira sus ojos, ellos te lo dirán todo.

lunes, 30 de enero de 2017

Somos un cliché, un maldito cliché

A veces me frustra, me cansa y desespera la terrible condena que nos hemos impuesto los seres humanos, 

Hace unos días mientras descansaba y observaba la televisión detuve la mirada ante un programa de comedias, donde hacían los ya clásicos chistes de las diferencias entre el comportamiento de hombres y mujeres, admito que me causó gracia pero también tristeza y es que luego me puse a reflexionar, entonces mi conclusión fue que somos lo mismo, una simple generalidad, que casi nadie está dispuesto a salirse de ese "hoyo", que se habla de lo mismo de siempre, los temas de toda la vida. Piénsalo, ¿cuántas conversaciones realmente agradables e interesantes has tenido en los últimos días?...¿verdad que muy pocas o tal vez ninguna? El lenguaje pareciera que no sirve más que para decir chismes o quejarse a lo estúpido, para hablar de los tipos del trabajo o del trabajo mismo, de la gente que se topan camino a casa, de lo que comieron ese día, hablar vulgaridades en redes sociales. Ese afán de querer compartir cosas que la gente a veces nota e incluso algunas se dan el tiempo para comentar pero que en realidad no les importa nada. Por eso, precisamente por eso me alejé de twitter y de facebook, porque ya estaba cansada de leer lo mismo de siempre, gente quejándose e insultando a los que tienen una opinión diferente sin querer llegar al diálogo, personas exhibiendo su vida a diestra y siniestra, personas que buscan llamar la atención de forma ridícula y los que como idiotas están tras de ellas. Si, por eso me gusta este lugar, esto del blog, porque aunque nadie me lea, me gusta escribir y sé que tal vez alguien llegue en algún momento a esto y se sienta un poco identificado. Y si, yo a veces comparto cosas en instagram o en snap y, también digo y hago ridiculeces pero vamos, no podemos ser coherentes toda la vida porque aparte es imposible para el ser humano y además está bien divertirse en el internet ¿no?, lo que si trato es querer cambiar, no quiero ser un cliché, no quiero convertirme en eso en ningún aspecto de mi vida, es cansado y absurdo caer en cosas y comportamientos que la mayoría de las personas tiene.

Que si las mujeres están locas y todas son celosas, que si los hombres solo piensan en sexo, que si no puedes ser amiga (o) de tu ex, que trabajar en una oficina y tener carro te hace automáticamente exitoso, que si los videojuegos son solo para hombres y te hacen violento, que si las mujeres no pueden decir groserías, que siempre hay que estar diciéndole a tu pareja que la amas a todas horas, que las cosas dependen de uno, que tener hijos es la mayor satisfacción que una mujer debe tener, que si no te gusta tomar eres puto o mojigata, que debes quejarte de tu suegra, que si hablas de penes, vaginas y coshar todo el santo día sin temor eres liberal. que debes traer un celular caro porque si no eres un pobre, que todos podemos lograr lo que nos propongamos, que no hables de otros temas porque eres mamón y aquí estamos para divertirnos, que ya me voy al gym, que vamos a embriagarnos, que aman la naturaleza -pero si los dejaran unos días en la selva solos a ver si es cierto que la aman mucho-, que si viajo es para tomarme selfies y sacarme fotos en los monumentos famosos y no soltar el maldito celular todo el recorrido -aunque no conozca ni una pizca de la historia de ese lugar- y bla bla bla. Podría enunciar muchas cosas más pero ya no quiero desgastarme.

Yo intento salirme de eso y sé que muchos otros también lo intentan, lo que me gusta es hablar de mil temas, que si conozco ciertas cosas deseo compartirlas y si no las sé quiero aprenderlas, no quiero estar esclavizada bajo horarios que ciertos jefes imponen sin importarles la vida de sus empleados, no me interesa decirle al mundo que trabajo en tal empresa ni que carrera tengo ni que cursos extra estoy haciendo ni si trabajo en una oficina en polanco y le tomo una foto a mi taza de café o lo que sea. La vida es bastante difícil como para acostumbrarse a esas cosas tan vacías. Si tengo una pareja , o con mis amigos quiero pasar del ¿cómo te fue hoy? ¿ya comiste?, quiero más que eso, quiero que me pregunten sin miedo acerca de cualquier cosa-. Y también hablar de tonterías y simplicidades es válido pero no debemos cerrarnos a hablar siempre de lo mismo, a no reflexionar ni no tomarnos el tiempo de ser introspectivos.

No somos más que un simple cliché. Es triste, de verdad lo es.



martes, 24 de enero de 2017

Planes

Me gustan los planes, pero no los planes amorosos y menos los románticos de largo plazo, al menos esos hasta hace casi un año ya no los quiero en mi vida, me quedé con algo de miedo. Y bueno, entonces decía que me gustan los planes y no hacerlos también me agrada, pero por ahora platicaré de los que si tengo en mente.

Este día ha sido complicado, tuve una capacitación por parte de mi trabajo, algo cansada y al final tuve unos roces con una chica de otro departamento, pero nada peor que el terrible dolor de cabeza que me empezó a molestar dos horas antes de terminar, en serio creí que me iba a explotar la cabeza. La junta terminó y me dirigí a casa, donde oh sorpresa, mi padre me comentó que no pudo conseguir el dinero para apoyarme con el pago del seminario para la titulación. Está más cruel porque el siguiente mes me va a caer un buen dinero y a él también, pero como ya lo he dicho, el cosmos conspira contra mí. Aunque ya me había hecho un poco a la idea, me sentí muy triste porque ya es mucho tiempo desde que salí de la carrera  y otra vez será tiempo sin hacer nada en ese aspecto, Por fortuna un zombie muy especial me devolvió los ánimos, y aunque sigo algo decaída estoy más serena.

Pero estaba en lo de los planes ¿no?, perdona que me desvíe tanto, me cuesta trabajo aterrizar mis ideas, creo si me dedicara a escribir ya hubiera fracasado porque ningún editor me apoyaría, lo bueno que en esto de los blogs perdidos por el internet eso no importa mucho, y otra vez me salí del carril. Qué boba.

Te decía, últimamente he pensado que eso de trabajar para alguien y con horarios fijos no es para mí, soy muy libre y no me gusta estar atada. Así que he pensado junto con una amiga en empezar un negocio, a pesar de que llevamos como año y medio platicando sobre eso este año es el bueno, ya dejamos el bla bla bla para empezar a tomar acciones y movernos. Tenemos dos ideas con las que estamos realmente entusiasmadas, hay una en la que ya estoy empezando a trabajar. El otro negocio es en conjunto con mi hermana mayor, ella está dispuesta a apoyarme porque ya tiene más experiencia en esto de crear pequeñas empresas. Suena bien ¿cierto?

Hay otros planes en mi vida, como empezar a buscar un pequeño departamento para mí, ¡hacerme un tatuaje! quiero unos cerezos o un búho, peeeero todavía no he checado en que estudio estaría perfecto hacerlo y sobre todo si mi piel sensible me da permiso.  Continuar con el ejercicio porque todo enero no he hecho ni un poquito. Seguiré con mis rutinas en casa que si estaban dando buenos resultados.

Ya quiero tomar vacaciones, voy para dos años que no he tomado y ya me urgen. Creo que la playa estaría perfecta, lo que no sé es si irme con mi familia o con el señor zombie. Ambas ideas me gustan bastante, pero debo checarlo aún bien. También espero con ansias que ese zombie me venga a visitar nuevamente. 
No son tantas cosas pero me dan mucha vida, lo bonito de los planes es también tener con quien compartirlos. Hay uno que si es a largo plazo, es el de ir a las olimpiadas de Tokio 2020, eso significa retomar las clases autodidactas de japonés. Eso sí, para que todo se cumpla debo ser constante y disciplinada.

Por ahora es todo, si luego se me ocurren más cosas para contarte créeme que lo haré. No recordaba lo ameno que era relatar lo que revolotea por mi mente. 

Gracias y te envío un abrazo enorme.

domingo, 22 de enero de 2017

Este tiempo

Desde que compartiste tus sentimientos hacía mi y aún sabiendo el revoltijo que era mi cabeza y corazón en ese momento no me dejaste, me entendiste y me quisiste, tanto como lo has hecho hasta ahora.

A pesar de que platicamos y te dije que no sabía si estaba preparada y que ya temía a la distancia me has querido todo este tiempo.

Que no importándote mis arranques de tristeza o mis lapasos de indiferencia me has aguantado.

Que aquella vez que te conté lo confundido que se encontraba mi corazón me has seguido aceptando.

Que a pesar de mi rechazo a hacer planes me has entendido.

Que con todo y mis pensamientos locos me has intentado comprender.

Que aunque la vez que veniste a visitarme de tan lejos los planes no resultaron tanto como hubiéramos querido me has hecho sentir especial.

Que aunque no soy bonita no dejas de repetirlo y me haces sacar una sonrisa.

Que sabes que no suelo ser muy cursi pero te vale y me escribes cosas bonitas me hace sonrojar las mejillas. 

Que la pasamos muy bien diciendo tonterías, compartiendo momazos o haciendo caras chistosas con snapchat me recuerdas que la vida es linda en las cosas más sencillas.

Podría agradecerte por muchas cosas más, pero ya sabes que luego se me seca el cerebro.

Aún así gracias por todo este tiempo compartido. Te quiero mucho. :3


Disculpa

Bastantes momentos de mi vida he creído que mi forma de ser en una relación es egoísta, temo que la gente me idealice, soy algo apartada e individualista. En mi forma solitaria de vagar por el mundo he tropezado varias veces y termino hiriendo a personas valiosas. pero eso ya lo sabes ¿cierto? probablemente ya te lo he hecho sentir, ¿y es que acaso no todo ser humano pasa por esto? Si, sin embargo no quisiera dejar que se vuelva algo común en mi vida, sé que puedo ser muy cruda y terca a veces, que me molestan las personas engreídas y me molesta aún más parecer una de ellas. No soy especial ni inteligente, no es algo malo tampoco porque no tengo la obligación de serlo, nadie la tiene. Pero si tenemos la responsabilidad de no retroceder. Mira, mi vida no son momentos tranquilos, tengo muchos pendientes y si, ya sé que no es excusa para no tomar serenidad en asuntos importantes y de reflexión. No nací para tomar el papel de víctima ni victimaria.

Realmente lo digo, no soy una buena pareja ni una buena amiga -como mencioné en alguna entrada antigua-, tengo fallas porque soy un ser humano, llena de mil defectos anhelando luchar contra ellos, amo mis momentos de soledad pero también amo los momentos a lado de quien tenga esa paciencia de estar conmigo, y dirás ¿paciencia, porqué tú no la tienes conmigo? y claro que tienes la razón ¿ves porque te digo que no soy una buena novia?

Si hay algo que detesto cuando hablo sobre algún tema importante con una persona con la que decidí compartir aspectos mucho más personales de mi vida , es que se ofendan y lo tomen como algo demasiado personal, mi intención jamás será juzgar. ¿que porqué lo detesto? pues porque esa persona debería saber que yo jamás querré juzgarla ni hacerla menos. Si decepciona, un poquito. Me gusta dialogar, no imponer.

Ahora que has leído hasta aquí te pido una disculpa.

Si dejo de escribir

Si dejo de escribir lo más seguro es que será debido a que la muerte me ha llevado. Sólo así podría dejar esto, de compartir mis experiencias del día a día, compartir mi pensamiento, mis fortalezas y debilidades, mis aciertos y fracasos, mi amor y desamor, mis risas y mis llantos

Si dejo de escribir es porque me habré derrumbado.

Si dejo de escribir es porque todo estará perdido, porque ya no habrá más vida que contar.

La muerte es la única capaz de arrancar mis palabras, así sea de esta hoja digital o del papel.

Que no importa si nadie me lee, no dejaré ya esto como lo hice en el pasado.

Si dejo de escribir, sé que a pesar de todo sabrás lo mucho que te amo.

Entonces, si me ves ausente...espero puedas perdonarme.


No actuar

El día de ayer quería escribir pero la verdad es que llegué cansada del trabajo y eso que salí a las cuatro de la tarde del trabajo.

¿Te ha pasado que eres testigo de ciertas injusticias o situaciones en las que no te cuesta nada inmiscuirte pero no lo haces? Yo creo sin temor a equivocarme que si, pero no te preocupes, a todos nos ha pasado. Ayer me pasó algo así y creo que si no escribo sobre ello me sentiré aún peor.

Saliendo rumbo al trabajo me detuvo una señora ya algo mayor preguntándome si conocía a x persona que vive en los departamentos de donde me vio salir porque no recordaba la dirección que le dieron, yo algo desconfiada le dije que no y eso estuvo bien porque al final no conocía a esa señora y obviamente no debo dar nombres de mis vecinos a personas desconocidas, lo feo fue cuando me pidió si la acompañaba a la puerta del brazo porque estaba algo cansada y le permitía entrar. Yo inmediatamente dije que no podía porque se me hacía tarde para ir al trabajo y le dije que esperara afuera a que alguien más saliera para que le permitiera entrar y entonces continué mi camino. Durante el viaje en el metro reflexioné sobre si había echo lo correcto y entré en confusión, me sentí una mala persona, porque ¿qué me costaba perder algunos minutos para acompañar a la señora hasta la puerta?

En el transcurso del día lo olvidé mientras me dedicaba a hacer mi trabajo, llegó la hora de salida, tomé el camión que me llevaría al metro y ya en él tomé asiento en la sección de mujeres y me dispuse a leer. Pasó la estación de Bellas Artes y el metro se llenó un poco, siempre voy poniendo atención por si hay alguna persona mayor que necesite el asiento aunque yo no esté sentada en el reservado. Bueno, el punto es que estaba leyendo cuando levanté la vista y varios asientos más adelante vi a un señor mayor parado junto a la puerta, en mi fe creí que alguna de las mujeres le cedería el asiento pero no fue así, iban pasando las estaciones y yo quería avisarle al hombre -aunque estuviera algo retirado- que podía darle mi asiento pero...no lo hice. 

Sabía que tenía que hacerlo, que no era algo malo pero no sé porque no me atrevía, no sé si fue pena o algo más. Incluso no podía concentrarme para leer, sólo podía observar la escena, esa escena que descompone todo.

Ya casi llegaba a mi destino cuando un asiento cerca del señor se desocupó pero una señorita lo tomó, así como si nada. Me sentí aún peor, quería decirle que no, quería decirle a las personas que estaban cerca que porque tenían que ser así, luego seguí pensando y me dije "pero tú estás haciendo lo mismo".

Llegué a mi destino, curiosamente el señor bajó en la misma estación. Al salir volteé a ver quienes eran las personas que como yo no pudieron hacer algo tan sencillo como ceder un asiento a una persona mayor que se veía bastante cansada, lo que encontré fue: una chica como de unos 30 años en el asiento reservado, una madre y su hijo de aproximadamente 13 años en otros dos asiento, una señora de mediana edad a lado de una chica como de 17 años. Sólo pude observarlos por un momento mientras el tren se alejaba.

Mientras caminaba a casa no podía sacarme ese cuadro tan triste de la mente, y entonces concluí en algo: qué poca madre tenemos los mexicanos.

Me gustaría ser más valiente y ser más justa. Pero hacerlo sola es muy difícil. Luego pienso que sí, que soy como toda esa gente que camina con la indiferencia en la cara.

Nuevamente, gracias por leerme. Un abrazo infinito para ti.


miércoles, 18 de enero de 2017

Amistad perdida

Últimamente he estado pensando durante mis -ya varios- momentos de soledad en los amigos que he tenido a lo largo de mi vida y aunque no han sido muchos, los pocos que he tenido los recuerdo con mucha melancolía, alegría y tal vez -para variar- un poco de tristeza.

Siempre me he considerado una mala amiga en el aspecto social, es decir, me da algo de flojera y pesadez salir a lugares con las personas que me llevo bien, sobre todo ahora, con esto del trabajo se me van más las ganas y lo único que quiero es llegar a casa para jugar o leer, en la comodidad de mi sofá o mi cama. Lo siento.

Por eso, a partir de lo que he escrito aquí, si ustedes llegan a leer esto quiero que sepan que con todo y mi flojera social, aquí ando y no me voy. No me atrevería si quiera a dañar la amistad que hemos creado. Que no soy muy cariñosa no significa que no quiera a mis amigos con todo el corazón.

Y a ti que me lees y seguramente no tienes nada que ver conmigo -o si-, debo decirte algo, porque es un deber humano: no sueltes a tus amigos, no les digas adiós por una tontería ni por algo pasajero. Aprende a ser un buen amigo porque en este puto mundo lleno de gente cruel, la amistad es de esas cosas que salvan, que calman el corazón, donde no hay ataduras ni celos. Mantén a tus amigos contigo, siempre cerca aunque sea en pensamiento, no te digo que los veas a diario, pero date el tiempo para estar con ellos. Recuerda lo que han pasado juntos y si tienes un mejor amigo cuídalo todavía mucho más, yo lo sentí y es maravilloso, alguien en quién confiar de una forma tan natural y que lamentablemente perdí por cosas del destino -supongo-. Jamás los hagas a un lado, porque si lo haces, cuando necesites una mano o simplemente desahogarte vas a descubrir lo terrible que sentirá estar solo, créeme, te lo digo por experiencia.

Yo me quedo con lo que dijo C.S Lewis:

La amistad es innecesaria, tal como la filosofía, como el arte. No tiene ningún valor de supervivencia; más bien es una de esas cosas que da valor a la supervivencia.