Acércate.

Recuerda que el problema con la locura es que ya no es vista como una virtud.


Bienvenido

Bienvenido
Todo un honor pasar por tu tiempo.

domingo, 11 de junio de 2017

Quiero esto y más

A veces si me gusta el mundo. Noches frías, rosas secas, árboles enredados con un corazón grabado, luciérnagas y tardes violetas. Calles empedradas, cachorros escondidos en las nubes, el chasquido del fuego quemando madera, cometas que nunca veo, poemas, botellas de cristal azul, búhos, el cuadro de un pequeño barco al borde del precipicio, fotos en blanco y negro, copas de vino en la comida, canciones, café con hielo. Quiero todo esto y más. 

A veces lo encuentro.

Pensamientos

Qué pensamientos tan rebeldes los míos,
solo saben hacer su voluntad, 
yo insisto en ocuparme en cosas que hagan 
que el tiempo pase inadvertido y
así ignorar ese dolor punzante y casi constante ,
con un toque de vacío que desea
apropiarse de mi alma  porque no estás, 
y ellos insisten en ponerte en primer lugar. 

Mi primer pensamiento al despertar, 
la primera persona a quien quiero contar algo que siento ,
la primera persona a la que quiero abrazar y besar 
solo porque así lo quiero.

Ellos son quienes gobiernan sin mi permiso,
aunque yo intento desconectar esa parte de mi vida
que hace que mi vida tenga vida solo si tú estás .

Mis pensamientos tienen voluntad, vida y sentimientos.
Ellos no permiten que los ignore como hago con tantas otras cosas,
son tan fuertes que se imponen empapando mi vida de ti
y yo claudico ante la evidencia:

Mis pensamientos solo muestran el cariño que siento por ti.

domingo, 4 de junio de 2017

Nuevamente estás aquí

Una especie de conexión me atrae hacia ti. A pesar de los años de silencio nuevamente nos encontramos. De un momento a otro apareciste.

Dentro de esta amistad de años, siempre he sentido un cariño especial por ti, algo que ni el tiempo pudo borrar tan siquiera un poco. De todas las amistades que he tenido a lo largo de la vida y que he querido mucho, la tuya siempre me hizo sentir tranquila y aceptada. Los grandes momentos en donde no pasaba nada aunado a mi carácter taciturno que se prolongaron incluso por meses, no es que desaparecieras, al contrario, en los momentos donde me sentía completamente sola y pensaba en los amigos perdidos hacías acto de presencia en mis pensamientos y aquello lograba calmarme, hasta estoy segura que incluso me dibujaba una sonrisa.

Permíteme dedicarte unas palabras, palabras que no sé si son correctas y mucho menos sé a donde me lleven. Y si te soy sincera, me provocan miedo.

Con solo unas palabras
eres capaz de hacer
que las tormentas
y la desolación de mi alma
se conviertan en un charco
Te quiero así en mi vida,
a veces tu paz,
otras esas tormentas de pasión
que solo tu sabes provocar.


Disculpa si esto es demasiado.

Sobreviviente

Ya llevas esos años a cuesta y la vida ya ha probado tu fortaleza, 
te ha embestido sin piedad pero no te ha podido quebrar,
te miro y espero que logres sanar.

Quiero que dejes de sentir ese miedo que se ha instalado 
justo en ese lugar donde residía tu seguridad.
Sonríes , pero a veces tus ojos se pierden,
buscas la soledad para llorar en silencio.

Y a mí, a los demás, nos regalas una sonrisa preciosa
con la tristeza en tu mirada que no puedes ocultar.
Sabes que seguiré dando todo por ti.

Verte reír , bromear , contar la cosa mas trivial
es una forma de ver tu alma sanar .

Eres una persona hermosa con cualidades 
y talentos que te hacen especial.

Debes aprender a sacar el dolor y dejar
que la paz te inunde una vez mas.
Será difícil, cada día tendrás que luchar
déjame ser tu muleta , tu paño de lágrimas
la caricia que te calma y el abrazo silencioso
que te dirá mucho mas que las palabras.

Lo único que pido, 
ver en tus ojos ese brillo que me diga
que vas triunfando sobre todo lo malo que te ha sucedido.
Quiero que te sientas orgullosa, orgullosa de ser una sobreviviente.

lunes, 3 de abril de 2017

La historia que terminó

Un buen rato sin escribir. Tratando de seguir mi vida en un estado modesto y de indiferencia, pero al final regreso a lo único en lo que encuentro cierta paz.

Hoy un amigo me dedicó una canción que turbo la pequeña paz interior que había ganado unas semanas atrás. La canción no la conocía pero no es desconocida para muchos y aunque pertenece a un género que no aprecie mucho, la letra me provocó un terremoto inmediato en mi ser., El título de la canción es Amiga y sus intérpretes originales al parecer fueron Roberto Carlos y Ana Belén,

Sentí una daga atravesándome el alma, fue como fuego en mi corazón y fue inevitable derramar lágrimas, acción que ya no me ocurría. Es que uno también se seca de tanto llorar. 

Mi vida continua normal, sonrío y tengo momentos de felicidad pura y real a pesar de los tiempos duros por los que estoy pasando. Hago mis actividades y bromeo con las personas cercanas a mí. Ah pero esa canción, cuánta verdad, no puedo aceptar que la historia ha terminado ni que él me ha olvidado hace ya mucho tiempo y que estoy desperdiciando mi juventud. Pero ¿es así? ¿no lo acepto? a veces cuando me encuentro caminando sola por la ciudad con los audífonos puestos el llega a mi mente y sé que aunque su regreso es tan improbable como la vida eterna, lo único que aún deseo es verlo feliz o al menos saber que está en paz consigo mismo sin importar que ya no pueda tomarlo de la mano o estar a su lado en silencio abrigándolo de la fría realidad. Quiero que viva seguro y fuerte. Lo amo tanto. La vida es dura y las decisiones lo son aún más porque podemos padecerlas hasta la muerte. Si nuestra amistad es imposible no lo es hablarle de vez en cuando. Lo que intento con tanto fervor es darle ánimos o conocer como han sido sus días últimamente a pesar de que casi no reciba respuesta, pero lo entiendo, me pongo en su lugar ¿quién querría que un ex esté muele y muele a cada rato?.

Uno puede continuar tranquilamente con los pasos de los años con el ser amado vagando libremente por el corazón y el pensamiento hasta que sea hora de cerrar los ojos por siempre. Muchas veces he tenido duda de ello pero cada vez me voy convenciendo de que lo es. ¿Conoces la historia del cruel destino de la última familia imperial de Rusia? ¿No? Bueno, a grandes rasgos fue una familia masacrada junta por los bolcheviques para acabar el imperio y darle entrada al comunismo. La familia estaba compuesta por el Zar Nicolás II, la Zarina Alejandra y sus jóvenes hijos, las duquesas Olga, Tatiana, María, Anastasia y el zarevich Aleksei, probablemente te preguntas que tiene que ver todo esto con lo que te he estado platicando, lo cuál te agradezco hayas leído hasta aquí, déjame decirte que tiene mucho que ver, resulta que la joven duquesa María quién fue asesinada a sus 19 años tuvo alguien quien la amo toda su vida a pesar de que se casó y tuvo hijos, este personaje fue el Conde Louis Mountbatten, éste señor dedicó unas palabras que aunque muy pocas llevaban demasiado sentimiento y alguna vez encontré una imagen que dejaré a continuación donde se resume ese bello amor:

Resultado de imagen para louis mountbatten y maria

Alguna vez el dijo que siempre guardaba una foto de la Gran Duquesa María, la cuál conservó hasta su último día de vida. Esta historia es trágica pero a la vez hermosa. Y pienso y pienso y pienso, ¿mi destino será quererlo por siempre, hasta el último latido de mi corazón? ¿Nunca olvidarlo? Porque no tengo interés en nadie más, hay chicos que me invitan a salir y mi corazón se muestra sereno, he querido pero no he amado desde que se fue de mi vida. He estado con alguien más pero solo arruiné todo. ¿Porqué seré así, porqué no puedo ser como los demás que aman y olvidan con tanta facilidad? Sé que tal vez, tarde o temprano mi corazón y cuerpo serán entregados a alguien más pero él, él siempre tendrá un lugar oculto en lo más profundo de mis pensamientos, algo que por momentos me ahoga pero por otros me hace la mujer más feliz al soñarlo e imaginar que aún puedo besarlo. Conformarme con eso, con verlo en sueños y de vez en cuando saber un poco de él.

La vida sigue, de eso no hay duda y de que las situaciones se superan tampoco tengo duda, pero si algo he estado aprendiendo es que superar y dejar de amar son dos cosas completamente distintas. Ojalá tú que estás leyendo esto puedas entenderme aunque sea solo un poco.

Corazón mío, ayúdame.

viernes, 17 de febrero de 2017

Pudo ser

Y pudo haber sido uno de los mejores días de mi vida...

Un lustro al que se pudo llegar...

Profunda melancolía he sentido a lo largo de este día, pensando y añorando el pasado, tentada a correr hacia ese lugar.

Me he quedado atrapada entre los recuerdos que arañan el corazón sin piedad, y he intentado olvidar pero como tantas otras ocasiones he vuelto a fallar.

Y aunque sé que esto en el olvido está, quiero cerrar los ojos e imaginar que el sueño se sigue cumpliendo un año más.

Pareciera una maldición de la que nunca me podré curar.

Pudo ser pero ya no más, me seguiré guardando todo este dolor silencioso del que tal vez no quiero escapar.

lunes, 6 de febrero de 2017

La mirada de un perro

¿Has mirado los ojos de tu mascota detenidamente? 

Mi pequeño perro tiene en los ojos una bondad que hay ocasiones en las que me hace querer quitar la vista de ellos porque no me siento digna de ello, de esa dulzura que no espera nada a cambio.

Una ocasión en la que me senté en el sofá a leer un poco crucé la mirada con él, que estaba recostado en su pequeña cama, descansando, quieto, solamente posando sus pequeños ojos negros en mi, con ese semblante de inocencia que derretiría a cualquiera, tan pacífico, mientras descansa su cabeza en la orilla de su suave colchón, Mientras, en mis adentros me preguntaba, ¿qué estará pensando? ¿estará pensando algo bueno o malo de mí? ¿querrá alejarse de mi lado? ¿cómo serán los pensamientos de los perros? ¿acaso quiere algún juguete? ¿tiene hambre? porque, los perros siempre tienen ¿no? Entonces, mientras dejaba mi libro a un lado y creaba mil conjeturas, realicé un pequeño movimiento y mi pequeño amigo comenzó a menear la colita de forma rápida y se acercó rápidamente a mi para regalarme una pequeña lamida en la mejilla. Solo eso, era lo único que quería, estar conmigo y darme una pequeña muestra de afecto, esa acción fue como una bofetada que te despierta y a la vez una caricia que calma el alma. Después se quedó entre mis piernas hasta que terminé mi lectura. 

Así de sencillo como este pequeño relato que les cuento es el amor y bondad innata de los perros, acción majestuosa que no necesita más explicación ni palabrería. Es lo que es, a veces creo, que un solo perro es más bondadoso que toda la raza humana. Si no me crees, mira sus ojos, ellos te lo dirán todo.

lunes, 30 de enero de 2017

Somos un cliché, un maldito cliché

A veces me frustra, me cansa y desespera la terrible condena que nos hemos impuesto los seres humanos, 

Hace unos días mientras descansaba y observaba la televisión detuve la mirada ante un programa de comedias, donde hacían los ya clásicos chistes de las diferencias entre el comportamiento de hombres y mujeres, admito que me causó gracia pero también tristeza y es que luego me puse a reflexionar, entonces mi conclusión fue que somos lo mismo, una simple generalidad, que casi nadie está dispuesto a salirse de ese "hoyo", que se habla de lo mismo de siempre, los temas de toda la vida. Piénsalo, ¿cuántas conversaciones realmente agradables e interesantes has tenido en los últimos días?...¿verdad que muy pocas o tal vez ninguna? El lenguaje pareciera que no sirve más que para decir chismes o quejarse a lo estúpido, para hablar de los tipos del trabajo o del trabajo mismo, de la gente que se topan camino a casa, de lo que comieron ese día, hablar vulgaridades en redes sociales. Ese afán de querer compartir cosas que la gente a veces nota e incluso algunas se dan el tiempo para comentar pero que en realidad no les importa nada. Por eso, precisamente por eso me alejé de twitter y de facebook, porque ya estaba cansada de leer lo mismo de siempre, gente quejándose e insultando a los que tienen una opinión diferente sin querer llegar al diálogo, personas exhibiendo su vida a diestra y siniestra, personas que buscan llamar la atención de forma ridícula y los que como idiotas están tras de ellas. Si, por eso me gusta este lugar, esto del blog, porque aunque nadie me lea, me gusta escribir y sé que tal vez alguien llegue en algún momento a esto y se sienta un poco identificado. Y si, yo a veces comparto cosas en instagram o en snap y, también digo y hago ridiculeces pero vamos, no podemos ser coherentes toda la vida porque aparte es imposible para el ser humano y además está bien divertirse en el internet ¿no?, lo que si trato es querer cambiar, no quiero ser un cliché, no quiero convertirme en eso en ningún aspecto de mi vida, es cansado y absurdo caer en cosas y comportamientos que la mayoría de las personas tiene.

Que si las mujeres están locas y todas son celosas, que si los hombres solo piensan en sexo, que si no puedes ser amiga (o) de tu ex, que trabajar en una oficina y tener carro te hace automáticamente exitoso, que si los videojuegos son solo para hombres y te hacen violento, que si las mujeres no pueden decir groserías, que siempre hay que estar diciéndole a tu pareja que la amas a todas horas, que las cosas dependen de uno, que tener hijos es la mayor satisfacción que una mujer debe tener, que si no te gusta tomar eres puto o mojigata, que debes quejarte de tu suegra, que si hablas de penes, vaginas y coshar todo el santo día sin temor eres liberal. que debes traer un celular caro porque si no eres un pobre, que todos podemos lograr lo que nos propongamos, que no hables de otros temas porque eres mamón y aquí estamos para divertirnos, que ya me voy al gym, que vamos a embriagarnos, que aman la naturaleza -pero si los dejaran unos días en la selva solos a ver si es cierto que la aman mucho-, que si viajo es para tomarme selfies y sacarme fotos en los monumentos famosos y no soltar el maldito celular todo el recorrido -aunque no conozca ni una pizca de la historia de ese lugar- y bla bla bla. Podría enunciar muchas cosas más pero ya no quiero desgastarme.

Yo intento salirme de eso y sé que muchos otros también lo intentan, lo que me gusta es hablar de mil temas, que si conozco ciertas cosas deseo compartirlas y si no las sé quiero aprenderlas, no quiero estar esclavizada bajo horarios que ciertos jefes imponen sin importarles la vida de sus empleados, no me interesa decirle al mundo que trabajo en tal empresa ni que carrera tengo ni que cursos extra estoy haciendo ni si trabajo en una oficina en polanco y le tomo una foto a mi taza de café o lo que sea. La vida es bastante difícil como para acostumbrarse a esas cosas tan vacías. Si tengo una pareja , o con mis amigos quiero pasar del ¿cómo te fue hoy? ¿ya comiste?, quiero más que eso, quiero que me pregunten sin miedo acerca de cualquier cosa-. Y también hablar de tonterías y simplicidades es válido pero no debemos cerrarnos a hablar siempre de lo mismo, a no reflexionar ni no tomarnos el tiempo de ser introspectivos.

No somos más que un simple cliché. Es triste, de verdad lo es.



martes, 24 de enero de 2017

Planes

Me gustan los planes, pero no los planes amorosos y menos los románticos de largo plazo, al menos esos hasta hace casi un año ya no los quiero en mi vida, me quedé con algo de miedo. Y bueno, entonces decía que me gustan los planes y no hacerlos también me agrada, pero por ahora platicaré de los que si tengo en mente.

Este día ha sido complicado, tuve una capacitación por parte de mi trabajo, algo cansada y al final tuve unos roces con una chica de otro departamento, pero nada peor que el terrible dolor de cabeza que me empezó a molestar dos horas antes de terminar, en serio creí que me iba a explotar la cabeza. La junta terminó y me dirigí a casa, donde oh sorpresa, mi padre me comentó que no pudo conseguir el dinero para apoyarme con el pago del seminario para la titulación. Está más cruel porque el siguiente mes me va a caer un buen dinero y a él también, pero como ya lo he dicho, el cosmos conspira contra mí. Aunque ya me había hecho un poco a la idea, me sentí muy triste porque ya es mucho tiempo desde que salí de la carrera  y otra vez será tiempo sin hacer nada en ese aspecto, Por fortuna un zombie muy especial me devolvió los ánimos, y aunque sigo algo decaída estoy más serena.

Pero estaba en lo de los planes ¿no?, perdona que me desvíe tanto, me cuesta trabajo aterrizar mis ideas, creo si me dedicara a escribir ya hubiera fracasado porque ningún editor me apoyaría, lo bueno que en esto de los blogs perdidos por el internet eso no importa mucho, y otra vez me salí del carril. Qué boba.

Te decía, últimamente he pensado que eso de trabajar para alguien y con horarios fijos no es para mí, soy muy libre y no me gusta estar atada. Así que he pensado junto con una amiga en empezar un negocio, a pesar de que llevamos como año y medio platicando sobre eso este año es el bueno, ya dejamos el bla bla bla para empezar a tomar acciones y movernos. Tenemos dos ideas con las que estamos realmente entusiasmadas, hay una en la que ya estoy empezando a trabajar. El otro negocio es en conjunto con mi hermana mayor, ella está dispuesta a apoyarme porque ya tiene más experiencia en esto de crear pequeñas empresas. Suena bien ¿cierto?

Hay otros planes en mi vida, como empezar a buscar un pequeño departamento para mí, ¡hacerme un tatuaje! quiero unos cerezos o un búho, peeeero todavía no he checado en que estudio estaría perfecto hacerlo y sobre todo si mi piel sensible me da permiso.  Continuar con el ejercicio porque todo enero no he hecho ni un poquito. Seguiré con mis rutinas en casa que si estaban dando buenos resultados.

Ya quiero tomar vacaciones, voy para dos años que no he tomado y ya me urgen. Creo que la playa estaría perfecta, lo que no sé es si irme con mi familia o con el señor zombie. Ambas ideas me gustan bastante, pero debo checarlo aún bien. También espero con ansias que ese zombie me venga a visitar nuevamente. 
No son tantas cosas pero me dan mucha vida, lo bonito de los planes es también tener con quien compartirlos. Hay uno que si es a largo plazo, es el de ir a las olimpiadas de Tokio 2020, eso significa retomar las clases autodidactas de japonés. Eso sí, para que todo se cumpla debo ser constante y disciplinada.

Por ahora es todo, si luego se me ocurren más cosas para contarte créeme que lo haré. No recordaba lo ameno que era relatar lo que revolotea por mi mente. 

Gracias y te envío un abrazo enorme.

domingo, 22 de enero de 2017

Este tiempo

Desde que compartiste tus sentimientos hacía mi y aún sabiendo el revoltijo que era mi cabeza y corazón en ese momento no me dejaste, me entendiste y me quisiste, tanto como lo has hecho hasta ahora.

A pesar de que platicamos y te dije que no sabía si estaba preparada y que ya temía a la distancia me has querido todo este tiempo.

Que no importándote mis arranques de tristeza o mis lapasos de indiferencia me has aguantado.

Que aquella vez que te conté lo confundido que se encontraba mi corazón me has seguido aceptando.

Que a pesar de mi rechazo a hacer planes me has entendido.

Que con todo y mis pensamientos locos me has intentado comprender.

Que aunque la vez que veniste a visitarme de tan lejos los planes no resultaron tanto como hubiéramos querido me has hecho sentir especial.

Que aunque no soy bonita no dejas de repetirlo y me haces sacar una sonrisa.

Que sabes que no suelo ser muy cursi pero te vale y me escribes cosas bonitas me hace sonrojar las mejillas. 

Que la pasamos muy bien diciendo tonterías, compartiendo momazos o haciendo caras chistosas con snapchat me recuerdas que la vida es linda en las cosas más sencillas.

Podría agradecerte por muchas cosas más, pero ya sabes que luego se me seca el cerebro.

Aún así gracias por todo este tiempo compartido. Te quiero mucho. :3


Disculpa

Bastantes momentos de mi vida he creído que mi forma de ser en una relación es egoísta, temo que la gente me idealice, soy algo apartada e individualista. En mi forma solitaria de vagar por el mundo he tropezado varias veces y termino hiriendo a personas valiosas. pero eso ya lo sabes ¿cierto? probablemente ya te lo he hecho sentir, ¿y es que acaso no todo ser humano pasa por esto? Si, sin embargo no quisiera dejar que se vuelva algo común en mi vida, sé que puedo ser muy cruda y terca a veces, que me molestan las personas engreídas y me molesta aún más parecer una de ellas. No soy especial ni inteligente, no es algo malo tampoco porque no tengo la obligación de serlo, nadie la tiene. Pero si tenemos la responsabilidad de no retroceder. Mira, mi vida no son momentos tranquilos, tengo muchos pendientes y si, ya sé que no es excusa para no tomar serenidad en asuntos importantes y de reflexión. No nací para tomar el papel de víctima ni victimaria.

Realmente lo digo, no soy una buena pareja ni una buena amiga -como mencioné en alguna entrada antigua-, tengo fallas porque soy un ser humano, llena de mil defectos anhelando luchar contra ellos, amo mis momentos de soledad pero también amo los momentos a lado de quien tenga esa paciencia de estar conmigo, y dirás ¿paciencia, porqué tú no la tienes conmigo? y claro que tienes la razón ¿ves porque te digo que no soy una buena novia?

Si hay algo que detesto cuando hablo sobre algún tema importante con una persona con la que decidí compartir aspectos mucho más personales de mi vida , es que se ofendan y lo tomen como algo demasiado personal, mi intención jamás será juzgar. ¿que porqué lo detesto? pues porque esa persona debería saber que yo jamás querré juzgarla ni hacerla menos. Si decepciona, un poquito. Me gusta dialogar, no imponer.

Ahora que has leído hasta aquí te pido una disculpa.

Si dejo de escribir

Si dejo de escribir lo más seguro es que será debido a que la muerte me ha llevado. Sólo así podría dejar esto, de compartir mis experiencias del día a día, compartir mi pensamiento, mis fortalezas y debilidades, mis aciertos y fracasos, mi amor y desamor, mis risas y mis llantos

Si dejo de escribir es porque me habré derrumbado.

Si dejo de escribir es porque todo estará perdido, porque ya no habrá más vida que contar.

La muerte es la única capaz de arrancar mis palabras, así sea de esta hoja digital o del papel.

Que no importa si nadie me lee, no dejaré ya esto como lo hice en el pasado.

Si dejo de escribir, sé que a pesar de todo sabrás lo mucho que te amo.

Entonces, si me ves ausente...espero puedas perdonarme.


No actuar

El día de ayer quería escribir pero la verdad es que llegué cansada del trabajo y eso que salí a las cuatro de la tarde del trabajo.

¿Te ha pasado que eres testigo de ciertas injusticias o situaciones en las que no te cuesta nada inmiscuirte pero no lo haces? Yo creo sin temor a equivocarme que si, pero no te preocupes, a todos nos ha pasado. Ayer me pasó algo así y creo que si no escribo sobre ello me sentiré aún peor.

Saliendo rumbo al trabajo me detuvo una señora ya algo mayor preguntándome si conocía a x persona que vive en los departamentos de donde me vio salir porque no recordaba la dirección que le dieron, yo algo desconfiada le dije que no y eso estuvo bien porque al final no conocía a esa señora y obviamente no debo dar nombres de mis vecinos a personas desconocidas, lo feo fue cuando me pidió si la acompañaba a la puerta del brazo porque estaba algo cansada y le permitía entrar. Yo inmediatamente dije que no podía porque se me hacía tarde para ir al trabajo y le dije que esperara afuera a que alguien más saliera para que le permitiera entrar y entonces continué mi camino. Durante el viaje en el metro reflexioné sobre si había echo lo correcto y entré en confusión, me sentí una mala persona, porque ¿qué me costaba perder algunos minutos para acompañar a la señora hasta la puerta?

En el transcurso del día lo olvidé mientras me dedicaba a hacer mi trabajo, llegó la hora de salida, tomé el camión que me llevaría al metro y ya en él tomé asiento en la sección de mujeres y me dispuse a leer. Pasó la estación de Bellas Artes y el metro se llenó un poco, siempre voy poniendo atención por si hay alguna persona mayor que necesite el asiento aunque yo no esté sentada en el reservado. Bueno, el punto es que estaba leyendo cuando levanté la vista y varios asientos más adelante vi a un señor mayor parado junto a la puerta, en mi fe creí que alguna de las mujeres le cedería el asiento pero no fue así, iban pasando las estaciones y yo quería avisarle al hombre -aunque estuviera algo retirado- que podía darle mi asiento pero...no lo hice. 

Sabía que tenía que hacerlo, que no era algo malo pero no sé porque no me atrevía, no sé si fue pena o algo más. Incluso no podía concentrarme para leer, sólo podía observar la escena, esa escena que descompone todo.

Ya casi llegaba a mi destino cuando un asiento cerca del señor se desocupó pero una señorita lo tomó, así como si nada. Me sentí aún peor, quería decirle que no, quería decirle a las personas que estaban cerca que porque tenían que ser así, luego seguí pensando y me dije "pero tú estás haciendo lo mismo".

Llegué a mi destino, curiosamente el señor bajó en la misma estación. Al salir volteé a ver quienes eran las personas que como yo no pudieron hacer algo tan sencillo como ceder un asiento a una persona mayor que se veía bastante cansada, lo que encontré fue: una chica como de unos 30 años en el asiento reservado, una madre y su hijo de aproximadamente 13 años en otros dos asiento, una señora de mediana edad a lado de una chica como de 17 años. Sólo pude observarlos por un momento mientras el tren se alejaba.

Mientras caminaba a casa no podía sacarme ese cuadro tan triste de la mente, y entonces concluí en algo: qué poca madre tenemos los mexicanos.

Me gustaría ser más valiente y ser más justa. Pero hacerlo sola es muy difícil. Luego pienso que sí, que soy como toda esa gente que camina con la indiferencia en la cara.

Nuevamente, gracias por leerme. Un abrazo infinito para ti.


jueves, 19 de enero de 2017

Nervios

Esto de estar escribiendo con mayor continuidad aunque lo más probable es que nadie me lea ha sido muy tranquilizador. Sé que no tengo la mejor prosa ni sintaxis, pero en serio me relaja.

Ahora en esta noche quisiera platicar de algo, lo que sea, pero no tengo idea sobre que escribir. O bueno, tal vez si. 

Hace dos días que estoy un poco angustiada ya que me llegó un correo por parte de la escuela avisándome que ya se había abierto -por fin- el cupo para el grupo del seminario virtual de titulación. Esto era un asunto que desde el año pasado ya tenía en mente, el problema surge que el dinero que había ahorrado para pagarlo se fue en ciertos asuntos familiares y no he podido volver a juntar el dinero. Me preocupa porque solamente tengo hasta el 25 de este mes para hacer el pago y pero aún porque en fines de semana no hay banco situación que me da menos días para pagar. No sé si mi padre pueda apoyarme porque no me ha comentado nada y a mi me urge tomar ya ese seminario debido a que ya voy para 3 años desde que salí de la superior y nomás no me puedo titular, eso sí, para poner la cereza en el pastel debo certificar el idioma inglés ante la escuela, el cuál no he podido concluir debido al trabajo y porque a pesar de que cuando iba en la vocacional lo concluí no me lo aceptaron en la superior, Por lo tanto también debo meterme a los cursos. Menuda suerte ¿no?

Ojalá las cosas mejoren pronto porque si no es así deberé esperar más tiempo para que se abra un nuevo seminario. ¿A veces no sientes que el cosmos conspira en tu contra? Yo si, lo ando sintiendo en este momento. Quisiera un abrazo y un besito además de unas palabras de alivio, Créeme, le quiero echar ganas a lo que venga. 

Gracias por leer esto. Saludos cósmicos. :3

miércoles, 18 de enero de 2017

Amistad perdida

Últimamente he estado pensando durante mis -ya varios- momentos de soledad en los amigos que he tenido a lo largo de mi vida y aunque no han sido muchos, los pocos que he tenido los recuerdo con mucha melancolía, alegría y tal vez -para variar- un poco de tristeza.

Siempre me he considerado una mala amiga en el aspecto social, es decir, me da algo de flojera y pesadez salir a lugares con las personas que me llevo bien, sobre todo ahora, con esto del trabajo se me van más las ganas y lo único que quiero es llegar a casa para jugar o leer, en la comodidad de mi sofá o mi cama. No respondo rápido los mensajes de WA ni de FB, no suelo indagar mucho en su día a día, y solo puedo decir: lo siento.

Lamento no ser más atenta y sé que no debe ser excusa, pero tal vez todo esta locura se deba a que desde pequeña he tenido que decir adiós a varios amigos. Verás, tú que estás leyendo, permíteme contarte que mi infancia y mi vida escolar la pasé de escuela en escuela, incluso en varios estados de la república. Esto por diversos problemas familiares -como la depresión que padeció mi mamá- que me obligaban a sufrir las despedidas desde que tenía alrededor de 5 años. Yo no podía comprender del todo porque tuve que decirle adiós y no hasta luego a mi gran amiga del preescolar que se llamaba Estefania, aquella pequeña que me defendió de una niña que me quería hacer daño y que con todo y su inocencia se le enfrentó para ayudarme, situación que nos unió en una bonita amistad. Sin embargo, un día me dijeron que tendría que continuar mis estudios de primaria en otra escuela -frase que escuché muchas veces- yo solo asentí.

Y bueno esa fue una de bastantes despedidas, lo mismo pasó con Cristina cuando me fui a vivir a Cuernavaca durante 5 años, con mi mejor amiga Diana cuando se mudó a Chicago -una de las amistades que más me dolió perder-, con Valeria y Rodrigo cuando ahora había que partir a Iguala durante 1 año, dejé a Laura para nuevamente regresar a Cuernavaca por otro año más. Mi querida amiga Lilibeth al momento de volver a la ciudad que me vió nacer, el D.F, donde conocí a una amiga con la que hace unos dos años me volví a reencontrar: Olga.

Aún así, gracias a mi inocencia y bondad de infancia no dejaba mi quería que el dolor me ganara, ya no quería estar confundida y necesitaba saber porque yo no contaba con un "mejor amigo" como la mayoría de las personas o los niños de mi edad, pero fallé y entonces sabía que tendría que enfrentarme nuevamente a el adiós, era momento de pasar a la secundaria y ya no volvería a ver a Olga, si que fue triste. Me convertí una persona aún más tímida y apartada. 

Mi secundaria fue horrible, en especial el primer año, me la pasaba lejos, es que simplemente ya no quería hacer amigos o probablemente ya no sabía, no me importaba y aunque al principio sufrí la soledad poco a poco me fui acostumbrando. No era popular y por si lo estás pensando la respuesta es no, no me molestaban no sufria acoso o algo por el estilo, era callada pero no débil, como decirte, más bien era invisible, no daba de qué hablar, aspecto que llego un punto en el que no me desagradaba del todo.

Así llego a una de las experiencias más dolorosas y de la cuál por primera vez hablaré. Mi mejor amiga, su nombre era Daniela. Ella vivía en el edificio que le seguía al mío, fue una persona, bueno, era increíble, compartíamos muchas cosas, le gustaban las cosas frikis como a mí y jugábamos mucho con el game cube, ella venía a visitarme al departamento o luego yo iba al suyo. Platicábamos y reíamos. Yo tenía 13 y ella 14 cuando nos hicimos grandes amigas. Fue una amistad de aproximadamente año y medio pero fue muy linda y sincera, desafortunadamente como siempre digo, al parecer no puedo tener nada bonito en la vida: un día me dieron la noticia que Daniela había fallecido en su habitación, le dio un paro cardíaco del cual no logró salir con vida -ni siquiera su madre que era doctora pudo salvarla-, me derrumbé. Odiaba al mundo y también a dios.

Y en toda esa vida gris en la que estuve sumergida un buen rato, aparecieron dos grandes amigas, Karen y Carolina, dos chicas con las que compartí muchas pláticas y buenos momentos, ellas me salvaron, aunque suene dramático. Lo único que rescato de mi vida social en la secundaria. Cuando pienso en buenos momentos de mi vida ellas aparecen automáticamente y aunque ya no nos veamos casi nada, sé que si algún día necesito ayuda ellas estarán ahí, al igual que mis amigas que conocí en la vocacional y la superior: Lucero y Nat. Y mi amiga recuperada: Olga.

Eso es lo lindo de la amistad, no sé ya como explicarlo, no sé que palabras poner porque no sé si sean las correctas, solo sé que puedo confiar ciegamente en ellas, que si me necesitan, a pesar de mi pereza, podré apoyarlas en todo lo que pueda e iremos después a tomar un café para platicar las patoaventuras, igual que en los viejos tiempos. Y también pienso en Daniela, que a pesar de que mi corazón tiembla y quiere quebrarse, pensar en la amistad que tuvimos me hace sacar una pequeña sonrisa.

Por eso, a partir de lo que he escrito aquí, si ustedes llegan a leer esto quiero que sepan que con todo y mi flojera social, aquí ando y no me voy. No me atrevería si quiera a dañar la amistad que hemos creado. Que no soy muy cariñosa no significa que no quiera a mis amigos con todo el corazón.

Y a ti que me lees y seguramente no tienes nada que ver conmigo -o si-, debo decirte algo, porque es un deber humano: no sueltes a tus amigos, no les digas adiós por una tontería ni por algo pasajero. Aprende a ser un buen amigo porque en este puto mundo lleno de gente cruel, la amistad es de esas cosas que salvan, que calman el corazón, donde no hay ataduras ni celos. Mantén a tus amigos contigo, siempre cerca aunque sea en pensamiento, no te digo que los veas a diario, pero date el tiempo para estar con ellos. Recuerda lo que han pasado juntos y si tienes un mejor amigo cuídalo todavía mucho más, yo lo sentí y es maravilloso, alguien en quién confiar de una forma tan natural y que lamentablemente perdí por cosas del destino -supongo-. Jamás los hagas a un lado, porque si lo haces, cuando necesites una mano o simplemente desahogarte vas a descubrir lo terrible que sentirá estar solo, créeme, te lo digo por experiencia.

Yo me quedo con lo que dijo C.S Lewis:

La amistad es innecesaria, tal como la filosofía, como el arte. No tiene ningún valor de supervivencia; más bien es una de esas cosas que da valor a la supervivencia.


lunes, 16 de enero de 2017

¿Vamos a la playa?

Debo admitir que el clima caluroso no es mi preferido, pero ni te imaginas cuántas ganas tengo de ir a la playa y ver nuevamente el mar.

Me gustaría contarte mi experiencia en ese lugar, descuida, no será muy extensa porque en realidad solo he ido dos veces. La primera vez siempre digo que no cuenta porque yo tenía como dos años, por lo tanto no recuerdo absolutamente nada, es triste.

La segunda vez fue hace unos siete años, en una práctica de la vocacional, yo tenía como unos 17 años, y pues nada, el destino fue Puerto Vallarta y bueno, si que estaba emocionada y con muchas expectativas. Es curioso ¿no?, que alguien tenga expectativas de la naturaleza, bueno, pues esa era yo. Entonces llegó el día y al ver como el mar aparecía por la ventana del camión fue muy emocionante, verlo tan extenso y sin fin. Al ya estar instalada en el hotel lo primero que le dije a mi amiga fue si me acompañaba a la playa, que necesitaba saber que se sentía tocar la arena y meterme dentro de esas aguas tan impresionantes -aunque no supiera nadar- ya sé que es tonto, pero en serio necesitaba saberlo, ella aceptó y así fue, cuando menos lo esperaba ya estaban mis pies tocando la arena y mis ojos contemplando la inmensidad del mar, fue lindo pero después de un rato me di cuenta que la arena era algo incómoda y que el agua de mar me dejaba extraña la piel, además que las piedras me dejaron una que otra cortada. Pensé: la naturaleza no es tan perfecta como todo el mundo dice.

Aún así, quiero ir otra vez y volver a sentir esa imperfección y ese sol -aunque no tanto porque me quemo mucho :(- En serio que tengo muchas ganas, de tomar una bebida fresca bajo una pequeña sombrilla y no perderme la vista tan imponente del mar, Ya saben. el cliché de una persona estando en la playa. Ir de aquí para allá, luego estar en la piscina de algún hotel, tomar algo del restaurante o del bar, platicar, descansar, olvidarme de esta ciudad -aunque la quiera mucho- porque si es necesario. Ir a los lugares alrededor del mendigo hotel, ver cositas típicas y así. :3

Anda, vamos a la playa.

domingo, 15 de enero de 2017

Personas urgidas

Hay personas que todos alguna vez creímos conocer lo suficiente pero lamentablemente en alguna fisura de la relación te das cuenta lo volátil que pueden llegar a ser, como cambian y pierden parte importante de su esencia. 

Personas que en su falsa idea de modernidad y libertad de expresión se vuelven vulgares y ofensivos. Los peores son los que creen que por tocar temas sexuales en redes sociales los hacen valientes y sin prejuicios. Siento pena ajena, de esa que hasta da escalofríos.

Mostrar partes de su cuerpo y hablar de su "intimidad" de forma tan fácil, con un lenguaje burlesco y cínico. Dan a mostrar que no entienden nada del respeto a si mismo y a los demás. 

Hay un lugar y momento para todo, es un básico de la vida. 

También están los que responden a esas personas, mostrando cierta urgencia sexual, gente que no sabe gobernar lo que tiene bajo el pantalón o la falda.

Pondré un ejemplo, en facebook y twitter abundan ciertas chicas que suelen mostrar sus atributos femeninos en estos lugares queriendo obviamente llamar la atención, porque no nos hagamos los imbéciles, ese es su objetivo. Lo que yo jamás entenderé es que si estás subiendo una foto, no sé, tal vez de algún muñeco de peluche que te obsequiaron que carajo deben salir tus senos en la fotografía, si, si, muchos dirán "son libres de expresarse como quieran", pero no, porque caen en lo estúpido, dan a notar una falta de atención increíble. Si quieres tomarte una foto sensual lo haces y ya, pero no desvías todas las fotografía para que de forma obligatoria se asome una parte de tu cuerpo en un contexto totalmente diferente. Y no, eso no te hace una chica moderna ni una experta en la cama.

Alguna vez navegando en redes sociales -ya tiene que no lo he hecho y mi felicidad ha aumentado en un 70%- me encontré una chica que publicó una fotografía de una mujer posando con muy muy poca ropa y en una pose bastante atrevida -me parece hacía cosplay de algún personaje de anime-, adjuntando un comentario parecido a lo que pondré a continuación:

¿Creen que me vea como una zorra usando algo así? ¿ustedes me juzgarían?

Y claro no faltaron los lindos caballeros que comentaron algo así:

No, tú eres libre de hacer lo que gustes.

Claro que no, te verías hermosa. Yo te admiraría.

Hazlo sin miedo y comparte tus fotos.

Mi mente pensó en ese momento, que hipócritas se vuelven los hombres cuando no pueden gobernar su miembro viril y su urgencia de tener sexo. Ya que si fuera su novia no estoy muy segura que le comenten lo mismo y acepten que otros bueyes les anden echando piropos. 

Estoy un poco harta porque por lo regular son hombres que critican, no sé, a los reggeatoneros por su música vulgar -que en efecto, es nefasta- y ellos publican chicas en poca ropa, vídeos con toques pornográficos sin saber que hay gente que los sigue o tiene de amigos que no comparten el gusto por ese tipo de cosas. Esa acción si que se me hace "chaca" y naca. ¿Porqué no simplemente ese tipo de contenido se lo guardan para ellos o lo publican en sitios más adecuados? Y si no quieren, al menos que adviertan a las personas en redes sociales que son tipos que no pueden tener el pene quieto y que necesitan compartir ese material para calmarse. Porque que asqueroso abrir facebook o twitter y ver vídeos de mujeres de grandes senos al descubierto dando brinquitos o gifs de gente cojiendo. Y no, no es que me espante. Es solo que si quisiera ver eso voy a la página o cuenta adecuada y ya, o lo comparto con quién deba ser y punto final.

Personas urgidas de atención y de sexo. 

Da asco ver en lo que las personas se están convirtiendo.

viernes, 13 de enero de 2017

Enamorarme...una vez más

No me enamoro fácilmente. 
Probablemente he dicho esa frase muchas veces, pero entiéndeme porque esa frase ya me ha cansado un poco, solo quisiera que me pusieras atención a lo que voy a contarte. Me gusta enamorarme y me pone triste que me cueste trabajo hacerlo.

Cuando me enamoro, o mejor dicho, cuando siento lo que el mundo describe como enamorarse, es fascinante, en realidad una calidez invade mi cuerpo y calma los temblores que he padecido toda la vida. Me da descanso. Maldición, en realidad me hace ver que la vida es hermosa en su sencillez. Me provoca, lo disfruto tanto como cuando escucho mis melodías favoritas de piano.

Los ojos del ser amado son arte al igual que su sonrisa.

También siento miedo y vulnerabilidad pero a la vez nace valentía y esperanza. Sentimientos que se la pasan en batalla y eso me hace sentir tan viva, esa lucha entre opuestos me hace renacer a cada momento.

Y en la intimidad, todo está más que revuelto como las caricias que recibo por parte de sus manos fuertes, y quiero que observe en mis ojos la pasión que hace emerger de mi cuerpo, de mis labios y mis manos cuando rozan su piel. No existe mejor momento que cuando hacemos el amor.

Qué caso tan extraño es enamorarme.

A quien corresponda:

Permite que cada día me enamore un poco más de ti, regresa la ilusión difusa y deja que mi corazón palpite de pasión y deseo por ti, quiero sentirlo otra vez. Caminar tomada de la mano de alguien que me ponga nerviosa con tan solo pronunciar su nombre o verlo de reojo y sentir como mis mejillas se encienden. Que entiendas mi pena de besarte en público porque soy recelosa de nuestro pequeño mundo y no quiero que alguien lo ensucie si quiera con su mente. Vamos a debatir desde algo interesante hasta la cosa más boba y absurda del mundo, enojarnos o tal vez reírnos por lo mismo, pero siempre juntos. Y no, no me entiendas siempre, pero trata de hacerlo. Y si estás seguro de algo déjamelo saber y aprender a tu lado. Prometo que haré lo mismo por ti.

¿Qué te parece si dentro de nuestras futuras vidas ocupadas por la pesadez de la costumbre, nos arriesgamos teniendo noches de videojuegos hasta el amanecer aunque los ojos nos ardan o tal vez que me permitas leerte uno de mis cuentos favoritos? ¿O que te parece si hacemos el amor toda una noche entera? Lo que tu gustes. Déjame estar contigo y déjame estar sin ti también, no te quiero siempre junto a mí, sé libre y regocíjate también en tu soledad o con amigos, tan solo no me rompas el corazón ni quiebres mi confianza.

Y si te sientes triste no seas malo, dame el poder de ayudarte o al menos dame el permiso de escucharte y si lo deseas puedo darte todo el tiempo del mundo para que sanes porque sé que lo harás. Sé egoísta también, sin embargo no destruyas lo que hemos levantado con tanto esfuerzo por un mal momento, por indecisión y falta de voluntad. Tan solo no tardes tanto.

Ojalá mis palabras fueran más rimbombantes -al igual que esa palabra- Quisiera entregarte tantas frases exquisitas como las que usan los escritores y poetas, pero mi terrible manejo del lenguaje me lo impide ahora.

Solo sé que enamorarme de ti es uno de los sucesos que me podría salvar.




jueves, 12 de enero de 2017

¿Bienvenida tristeza?

La primera publicación de este año y yo aquí, nuevamente intentando escribir, intentando poner en orden mis ideas.

¿No has sentido en algún momento de tu vida en el que llega cierto estado de tristeza y nostalgia inexplicable? Como si fuera un visitante incómodo del que no te puedes deshacer por más que quieras, aquel que se ha instalado silenciosamente en tu hogar, que no molesta su presencia pero aún así sientes que turba tu paz. Donde ya no te sientes seguro ni en tu propia casa. Un día sales y esperas con ansías que al regresar ya no se encuentre sentado en tu sofá favorito. 

Y es difícil de entender como se ha acomodado tan fácilmente sin que puedas hacer algo para evitarlo.

Pero usted disculpará, no espero que entienda ni que me de la respuesta, sé bien que este es uno de los misterios de la vida, o más bien, de la humanidad misma. Disculpe también si mis escritos siempre están llenos de este sentimiento, de melancolía, del no saber ser. Pero este tipo de episodios de la vida me llena de curiosidad.

A veces, a pesar de tener 24 años me siento como un ser viejo, y no, no lo digo con orgullo ni es por alardear una sabiduría que claramente no existe, pero es como si hubiera nacido triste, con la vejez en la espalda, con la decepción y el pesimismo por delante; con el camino truncado y el corazón revuelto. Pero, también sé que así como la tristeza llega un día cualquiera así también se va y el detalle más mínimo puede hacerte sentir que la vida en realidad es bella.

Ha comenzado un nuevo año y crea en mi mucha confusión. No soy de esas personas que tienen propósitos cada enero, creo firmemente que es una forma de autoengañarnos horriblemente. La vida es como es y hay que aprender a lidiar con ella cada momento del día y no esperar un año nuevo para tomar decisiones.