Acércate.

Recuerda que el problema con la locura es que ya no es vista como una virtud.


Bienvenido

Bienvenido
Todo un honor pasar por tu tiempo.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Sentimientos

Las relaciones siempre son desastrosas si no se sabe entender la libertad e individualidad del otro. Siempre he pensado eso.


El amor es algo extraño más que complicado. En nuestra humanidad nos dejamos llevar, idealizamos y soñamos de más. Yo siempre he tratado de guiarme por la razón y no nublar mi cabeza con imposibilidades. Mi cabeza es un tanto pesimista si lo quieres ver así, incluso hay personas que no me entienden y creen que nadie me importa, pero a estas alturas de mi vida me importa muy poco ya. Sin embargo confieso que cuando alguien logra meterse por completo en mi vida dejo inundar mi corazón y cabeza por los sentimientos y soy capaz de derramar toda la dulzura que hay en mi.



Mi aspecto en cuestión de pareja en este momento es tranquilo después de haber pasado por un trago sumamente amargo y del cual aún no estoy segura de muchas cosas. Decidí darme una oportunidad y tomar esto con la mayor madurez posible, abrirme a una posibilidad de querer dar lo mejor de mi, de compartir mi pensamiento y ser con alguien. Y no, no tengo miedo a que mi corazón vuelva a quebrarse. Tengo miedo de sentirme culpable por mi forma de ser, tan terrenal y aristotélica. Miedo a herir. Miedo a la distancia. Supongo que esto no me hace tan mala persona.



Es un chico maravilloso, bueno y caballeroso. Con varios aspectos visibles y ocultos que me parecen muy atractivos, que me hace reír y está al pendiente de mí. Lo quiero mucho desde hace tiempo, pero ese cariño ha crecido bastante. Ha escrito cosas para mí, que nacen de su más profundo pensamiento y bueno, no cualquiera anda dedicando letras por ahí. Ello genera una calidez en mi corazón. Espero nuestro encuentro con muchas ansias. Pero como en todo, habrá buenos y malos momentos, así como intento comprender su forma de ser y sentimientos, espero que el haga lo mismo.



Yo solo quiero vivir y dejar de huir.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Hombres acosadores :(

Hay ocasiones en las que necesito descargar muchos pensamientos atorados en mi cabeza y dudas de esas que dejan dormir pero llegan a incomodar, ahora quisiera hablar sobre los hombres y las intenciones que tienen. Hace unos días platicaba con mi jefe acerca de si era posible la amistad entre un hombre y una mujer sin caer en ninguna situación amorosa por parte de alguna de las partes. Su respuesta fue que no y yo le creo porque nunca he podido tener un amigo. Lamentablemente a los chicos que he conocido siempre terminan insinuándome cosas extrañas, obvias o me confiesan sus sentimientos y joder, eso me enoja muchas veces porque a mí la mayor parte del tiempo me caen mejor los hombres como amigos que las mujeres. Por ahora expondré dos casos que me sacaron mucho de onda. El primero es un chico que conozco hace aproximadamente 7 años, lo conocí en el live del Xbox y así, platicábamos mucho por internet y teníamos muchas cosas en común, yo en serio lo consideraba un buen amigo porque le tenía mucha confianza y pues nos vimos para salir como en 3 ocasiones y pues estaba bien porque platicábamos de muchas cosas y nos reíamos peeero a mí jamás -probablemente por idiota- se me ocurrió que de repente me empezara a confesar sus sentimientos, que yo le parecía muy atractiva tanto física como intelectualmente, que no era como las demás y bla bla bla hasta llegar a tocar temas muy íntimos y hasta sexuales y entonces me deprimí bien machín porque caray, era un amigo chido. :(

El segundo caso fue otro amigo que conocí en la vocacional, un chico que igual, compartíamos varios gustos y platicábamos muchos porque de eso chingaos se trata la amistad pero pues parece que los hombres son desesperados y no saben gobernar su parte animal y total, no supe de su vida hasta hace como un año, conversábamos por whatsapp normal y divertido y pues el de repente me decía que iba por mí después del trabajo y hasta me iba a dejar a la puerta de mi casa, pero aunque eso no se me hacía tan fuera de lo normal, pues ya saben, me dijo que estaba bonita y que tenía cuerpo bonito -un poco ciego el chico- y me acariciaba el cabello y así y aunque el no me ha dicho nada sospecho que algún día de estos me va a llegar y también me deprime eso, ¡lo peor es que me enteré que tiene un hijo y una novia! y el cree que yo no lo sé. :v

Regresando a lo que platicaba con mi jefe, el me dice que pues si, según el en su mundo de ciego dice que disque tengo pegue y que el si lo ha notado en el trabajo, que como soy blanquita y atractiva -jaja- que pues si hago que los hombres volteen, pero neta lo juro por mis libros de Harry Potter y no es que tenga baja autoestima pero ¡no me considero bonita ni atractiva! o sea tampoco soy un monstruo pero me considero así bien normal, 

Como sea, me molesta mucho que tanto en la calle como en el trabajo los hombres no disimulen, me digan princesa, guerita, que se me queden viendo al escote que ni existe, que me miren tanto a los ojos o a otra parte y luego están los tipos que dicen que soy muy inteligente y que muchos le temen a las bonitas e intelectuales -más jaja-. No me gusta sentirme acosada con una chingada. :(

sábado, 20 de agosto de 2016

Lo que me gusta

Esta vez he decidido hablar sobre lo que me gusta para que vean que a pesar de todo no soy una persona que no disfruta de las buenas cosas que hay en la vida, digo, que suelo hablar más sobre temas un poco menos comunes y pseudo profundos, e incluso deprimentes no significa que sea una amargada ni una creída. En realidad es tan fácil hacerme feliz, pero muy pocos creen eso y hasta suelen juzgarme de mala forma. Es que duele saber que digamos lo que digamos nadie entiende a nadie, es muy complicado.

Una de las principales cosas que me causa una gran satisfacción es leer, pero no me malinterpreten, no leo para que los demás sepan que leo y que eso me hace más inteligente o algo así, es mera curiosidad lo que me lleva a los libros y me hace quererlos de una forma tan especial, no voy a decir como algunas personas que me gusta leer de todo porque sería una gran mentira, en realidad creo que a nadie le puede gustar todo en esta vida y tampoco creo que leer cualquier cosa es bueno ni que leer te hace mejor persona porque conozco gente que es muy culta pero son bien malditas. Lo que si creo es que leer te ayuda a cambiar bastante tu perspectiva de la vida y a cuestionar y eso es increíblemente interesante, además que te permite poder tener pláticas diferentes y maduras. A todo esto, los ensayos son lo que más me interesan para leer, ya que así descubrí a la poderosísima Ayn Rand y la virtud del egoísmo.

Escribir es otra actividad que me gusta bastante aunque mi sintaxis sea muy mala y nadie me lea -tal vez por lo mismo o.o-. Para mí es una actividad que libera y por eso lo disfruto bastante.

Los videojuegos me encantan, desde muy pequeña los he jugado, mi primera consola fue el super nintendo y lo amé demasiado, de ahí pasé al Nintendo 64, después mi Game Cube, Xbox, Play Station, Xbox 360 y actualmente Xbox One -que ya está medio abandonado u.u- Y de las portátiles solo he tenido Game Boy Color, Game Boy Advance, Nintendo DS y mi adorado Nintendo 3DS. Con todas pase momentos inolvidables. Y para contarles de mis juegos preferidos creo que sería otra entrada en este blog pedorron, pero por ahora puedo mencionar algunos; Mario Kart, Legend of Zelda, Smash, Pokemon, Gears of War, Halo -maso- CoD: Black Ops, Resident Evil, Silent Hill, etc..Últimamente me siento triste porque ya no he jugado como debería y he olvidado muchas cosas, digo, no soy una gamer pero me defiendo y sobre todo los disfruto mucho, el tiempo y la compañía me falta, espero retomarlo pronto, porque luego se me van las cabras y olvido hasta comer.

El cine es una de esas cosas que hacen que mi corazón se acelere, me encanta todo el proceso cinematográfico, todo lo que sale de él, es un arte completísimo. Me gusta muchísimo ver películas de toda clase y me encantaría aún más poder hacer un proyecto de cine. Las historias, me gusta analizarlas, odiarlas, disfrutarlas, sentirlas. Amo el cine y amo a George Méliés.

Música, creo que esté es el arte máximo, lo que unas cuantas notas pueden hacer sentir al ser humano es increíble o mejor dicho, indescriptible. En lo personal mis instrumentos favoritos en el mundo, son el piano y el cello -más el piano-. Mis músicos clásicos favoritos además de los grandes como Mozart, Beethoven, Vivaldi, etc, son; Rajmáninov, Franz List, Paul Casals y Shostakóvich. Otros géneros que disfruto mucho son el rock y el metal. 

Mis animales preferidos son los perros, búhos, zuricatas y ballenas.

Colores, pues rojo y negro

Baloncesto, fútbol y artes marciales me gustan verlos y practicarlos.

AMO EL HELADO

AMO HARRY POTTER

Pues estás son las principales cosas que hacen a mi vida feliz, otras cosa que me gusta es el anime ya no tanto como antes porque simplemente empece a interesarme en otras cosas y ya no me privo tanto con eso del manga, el cosplay, figuritas o el anime de temporada pero no quiere decir que no me agrade y puedo tener una plática sin problemas sobre eso a menos que la otra persona esté bien clavada con ello y solo pueda hablarme de esos temas, eso si que me desespera porque hay tantas cosas en este desgraciado mundo como para cerrarnos a una sola cosa. Soy una persona bastante reservada pero me agrada salir con amigos a lugares tranquilos, tal vez un café, un bar sencillo, o cualquier otro lugar donde se pueda dialogar sin ningún problema. Me gusta también callarles la boca a los que creen que saben todo. Algo que realmente me encantaría hacer y si tuviera la posibilidad económica me gustaría viajar por el mundo, luego veo tanta gente que ha viajado y no le da la importancia que realmente tiene el conocer, no contemplan nada y solo quieren sacarse selfies y están los otros, que tienen la posibilidad de hacerlo pero prefieren gastarla en cosas bien podridas.

En realidad esto es muy poco de todo lo que me da felicidad en la vida. Pero la verdad ya me aburrí y está muy complicado escribir tooooodo lo demás, así que mejor así. :P






I'm here

Esta es una canción japonesa que aunque tiene una música sencilla su letra esconde muchas cosas que afortunadamente pude descubrir. Una canción con la que me identifico totalmente. La cantante es Ayaka Komatsu y la canción pertenece al soundtrack de Pretty Guardian Sailor Moon. Dejo la traducción en ingles.

I'm Here (Koko ni iru)

No one noticed the demise of my dream.
Fearful for an eternal farewell, I cried often.

I wasn't even afraid of losing it
Because I believed that the future was something you found for yourself.

I'm here

Gazing at the starry sky, I asked what "strenght" was

Stretching out my trembling hand, I am here
Without stopping, I will walk on 
The road before me is endless

I can't tell anyone my true feelings
I didn't even have sympathy for my own fate

I want to forget about everything and fall asleep
The days I spent with you shined

I close my eyes, having faith that we will meet again
If I'm able to be reborn someday in the future, 
with a smile as big as I can make I'll be by your side

That's my prayer

I'm here

I asked the starry sky what "strenght" was


Stretching out my trembling hand, I am here
Without stopping, I will walk on 
The road before me is endless

You continue to walk along your chosen path, without faltering

https://www.youtube.com/watch?v=O0qoGZD9whk


domingo, 14 de agosto de 2016

Caja roja

Este tiempo a solas en una habitación extraña y en soledad me ha permitido escribir unas cuantas cosas. Hoy no ha sido un día terrible, pero tampoco ha sido un día bueno, más bien ha sido un día cansado y triste. Mi vista fue hacia una caja roja con el frente de cristal que lleva la frase "rómpase en caso de emergencia". El que se encuentra en esta habitación es en caso de incendio y lleva dentro un extinguidor y una que otra cosa en caso de que sea necesario. Afortunadamente nunca he tenido que utilizar alguna de esas cajas rojas, aunque justo en este momento necesito una que contenga objetos que podrían salvarme.

Cuando tengo algún día complicado sin llegar a deprimirme pero si lo suficientemente cansada como para no hacer casi nada, como es el caso de hoy, siempre intento pensar en cosas que podrían hacerme sentir mejor. Quizá la felicidad no llegue a mi de repente y sé que la tristeza no siempre es una mala compañera, de todas formas hay que tener cerca ciertos recursos para decirle que se retire si se empieza a poner pesada.

Los días de tristeza a los que me refiero son de cuando extrañas a alguien, de cuando has cometido un error en el trabajo, sacaste una mala nota, cuando has pospuesto algún trámite importante, de que a pesar de haber dormido las horas reglamentarias te sientes cansado y sin una pizca de ánimos. Días que podrían solucionarse con pequeñas cosas y no casos en lo que de verdad está pasando algo grave ya que esto es más difícil e incluso ingenuo creer que se puede curar sin una ayuda más elevada.

En esos días en que la nostalgia no te detiene pero entorpece tu camino, deberíamos tener nuestra caja roja con cristal personal y romperla en caso de emergencia. Tener ahí nuestro disco favorito, un dulce o chocolate que podamos disfrutar lentamente, la foto de alguno de nuestros seres queridos, el libro predilecto, igual y un billete que nos haga salir y comprar cualquier tontería que nos haga feliz. Estos son ejemplos muy sencillos, ya cada quien tendría que armar su caja con las cosas que los hagan sentir realmente bien. Cada uno decidirá que lo puede salvar.

Mi caja tendría un disco de Rajmáninov que me saca unas lágrimas pero me devuelve la esperanza, la canción de inicio de Sailor Moon, las películas de Harry Potter que me llenan de alegría y una película de zombies clase B que me asusta y hace reír como loca a la vez. Mi videojuego favorito. Guardaría también un libro de cuentos, un rice krispies treats y un mazapán de nuez de laposse. También habría una lista de palabras sin sentido para muchos pero que serían un buen mensaje para mí. Un billete que usaría para ir a comprar un rico helado -sobre todo si es de queso-. Un peluche de charmander. Vería la foto de él.

Es que justamente hoy no ha sido un buen día como mencione al principio, me encuentro sola en un lugar lejos de casa pero que aún así no es extraño, de todas formas me siento asustada, por eso decidí escribir sobre las cosas que me hacen sentir mejor y tuve que parar para que lo anterior no se convirtiera en una novela.

Ahora que lo pienso bien  hay muchas cosas que me hacen sonreír y para los días tristes pensaré que todo y todos van en dirección a un lugar en que haremos una fiesta. Porque en realidad todo lo que vale la pena para mí no podría caber en una simple caja roja.


El horrible aspecto laboral

Estos últimos tres meses no he pensado claramente en mi futuro y en realidad no es algo que me importe, definitivamente ese es el problema porque de verdad es algo necesario en lo que debería estar ocupando mi cabeza. 

Mi trabajo actual me gusta bastante pero sé que no me llevará muy lejos -o tal vez si- actualmente trabajo en una librería, ya no trabajo en el corporativo después de haber perdido un buen puesto debido a favoritismos -situación que en su momento me deprimió bastante-. Como sea, actualmente me encuentro en una pequeña sucursal, al principio me avergonzaba aceptar que sólo era una simple auxiliar de ventas pero con el tiempo, palabras de mi jefe y uno que otro libro olvidado en los casilleros me hicieron ver que esto no podía ser tan malo. Después de todo el gran Orwell trabajó de joven en una.

Mi estancia en este lugar, entre los libros y autores olvidados o imposibles de entender me han hecho ver aspectos de la vida buenos, turbios y deprimentes. En fin, que hablar de la vida no es por lo que estoy escribiendo ahora, si no de rendir y ser exitosa profesionalmente, porque es lo que la sociedad pide, que porque haber estudiado una carrera no puedo permitirme trabajar en lugares que no corresponden a lo estudiado. Podría extenderme bastante en este tema pero para no hacerlo largo les recomiendo que lean las obras del increíble Byung-Chul Han.

Como decía, si, soy auxiliar de ventas en una librería, con una paga buena y que afortunadamente puede aumentar si paso mi prueba para subencargada, además que hace unas semanas solicitaron mi ayuda para arreglar varios procesos en la sucursal de Cuernavaca, después de mucho analizarlo acepté y ahora estoy aquí, en esta ciudad que me albergó en el pasado durante cuatro años. Eso si, este trabajo no es cualquier cosa, porque los libros no son cualquier cosa y eso es demasiado gratificante. A pesar de que los libros son lo único que me animan sé que esto no durará para siempre y debo de ir pensando que más haré para no estar sirviendo toda la vida a unos dueños de una empresa que lo tiene todo pero lo desperdician por su ignorancia. Ya de por si es horrible saber que toda nuestra vida debemos trabajar como para todavía estar aguantando estúpidos que te dan órdenes. El problema surge cuando no tengo nada en la mente para realizar, culpo a mi pasividad y exagerada tranquilidad que tiende a relajarme demasiado y causa que me olvide del futuro que espero tener. Ojalá y la chispa del emprendimiento no tarde mucho en encender en mi pequeña cabeza que está en todo menos en lo que debe.




¿Continuar?

Esta soledad me hace extrañarte cada vez más y eso me llena de coraje. Pero he decidido irme aunque sea a otro estado, porque este sentimiento se me está saliendo de control y debo ponerle un punto final.


Admito que escribirte es una forma de sanar las heridas que no sé de que forma adquirí. Lo poco que he sabido de ti aunque suene a incoherencia me reconforta pero al mismo tiempo encaja un poco más la daga en mi pecho. Reconforta el saber  que tu vida está tomando un buen camino y que la estás disfrutando y eso es algo que deseé desde el primer momento en que reconocí este sentimiento al que por ahora llamaré amor. Ojalá pudiera saber un poco más de tu vida, tan solo un poco...

Encaja esa daga porque mi naturaleza humana me hace sentir un gran recelo de que no estés conmigo, de querer rogarte que regreses conmigo, poseerte y créeme, estoy luchando contra ese sentir tan básico y sin chiste, porque de eso no se trata el amor. En el amor como en la vida, sólo hay de dos: cobardes y valientes. Yo, de la cobarde quiero pasar a la valiente, la que reconoce la individualidad y decisiones del ser al que ama. Porque uno jamás debe luchar por la persona que ama, cuando luchas por eso, es que en realidad todo fue un fracaso, lleno de problemas y berrinches, ¿para que luchar por algo sin sentido? Amar es comprender la forma de pensar del otro, entender que el otro también se cansa y necesita momentos de gloriosa soledad y momentos de diversión con sus amistades, momentos donde tú no estés presente. Valentía de aceptar que aunque yo te ame se que no soy la persona adecuada para tu estilo de vida y pensamiento, que ni mi carrera, ni mis creencias van contigo y teniendo conocimiento de eso ya será tu decisión permitirme entrar a tu vida o cerrarme el paso, igual en mi caso hacia ti. Yo acepté sin titubear y adoré de una forma divina nuestros puntos en común y contrarios.

¿Cómo he de continuar? No hay nada que continuar porque nada se ha detenido. Seguiré como siempre, viviendo así nada más. El corazón sigue latiendo, nunca te fue entregado porque sigue en mi pecho, si lo diera sería una estupidez porque moriría ¿no es así? y a mi me aterra morir, perdona también si no te digo que te quiero más que a la vida. Una disculpa gigante si nunca fui lo suficientemente femenina o cursi. Lo que si te puedo decir es que el sentimiento o cosas químicas bonitas que mi cerebro ha desarrollado por ti son realmente grandes y reales. Y hablando de reales, el único cambio real que necesito es dejar de aferrarme a algo que tuvo su tiempo pero ya ha terminado, dejar de ser una cobarde. 

Escribirte puede ser también el problema para olvidar. Tendré que pensarlo seriamente.

lunes, 8 de agosto de 2016

Amor

Pido que viva como nunca, que el amor nunca le falte y que la luz siempre esté presente en su vida.

Hace un tiempo que he pensado mucho en el amor, el amor que por más que busquemos no sabremos como definir.

Unos años atrás cuando rompí una relación de preparatoria juraba que mi amor por esa persona sería eterno, que sería para siempre. Que en verdad era el amor de mi vida. Ingenua y torpe, eso era y probablemente aún tengo mucha parte de ello. 

Ahora podrá parecer cruel lo que estoy a punto de expresar. Hace poco más de cuatro años conocí a una persona maravillosa, de la cual creí estar enamorada y amarla, digo creí porque ya ni siquiera sé que significa esa palabra, ¿acaso es lo mismo estar enamorado que amar?, ¿acaso debo escuchar todas esas definiciones de la psicología, la ciencia, la filosofía o de la vecina de a lado?, ¿es realmente necesario?, ¿en realidad alguien tiene la definición correcta? Para ser honesta ya no tengo la mínima intención de averiguarlo, no me importa si uno se enamora por gustos en común, por formas de expresarse o alguna otra generalidad que cualquiera podría contarme. Me tiene sin cuidado si el amor existe o no, o si es el misterio metafísico más grande de la humanidad, mucho menos si el amor todo lo puede o es la fuerza más grande del universo. No me interesa porque ellos no entenderán nunca mi sentir, este sentir que estoy segura algún día me volverá loca y podría hacer estallar mi cabeza. Así como yo no logro entender a la mayoría de las personas. A mi lo que me preocupa es esto que siento en este tiempo transcurrido.

Estoy cansada de tanto conocimiento que me bombardea de los libros y la vida misma, porque al final nada tiene sentido. Harta de querer entenderlo todo, porque tanta información desquicia y hasta deprime. Tanto que para mantenerme tranquila mientras escribo esto lo único que me ayuda son las bellas piezas de Franz Liszt.

En fin, regresaré a lo que estaba, estaba en lo del amor y en lo de la persona maravillosa que conocí. Resulta que él me provoca tantas cosas que no se ni definir, a diferencia de otros personajes con los que me involucre amorosamente. El genera un sentimiento de confianza tan puro en mi, que a pesar de que soy una pesimista de nacimiento y creo que la vida es un castigo, con tan solo pensar en el yo me decía que los momentos de felicidad aunque fueran efímeros valían toda la pena del mundo y que la perra vida no podría quitarme eso, adoraba ver su individualidad y libertad, (aunque luego yo quisiera pasar más tiempo con él). Era querer cuidarlo y ayudarlo aunque yo no supiera ni que hacer con mi vida, que no importaba si el era o no el amor de mi vida, era querer ir a su lado, aunque eso si, cada quien en su carril. Genera en mi tantas cosas, (pueden llamarle reacciones químicas o como gusten) que no sé si pueda explicar en este blog olvidado en alguna parte del internet. Era temer aún más a la muerte porque ahora lo tenía a él y aún es desolador pensar que todo terminará para siempre, sin derecho a una nueva vida, sin ver su hermoso ser nuevamente. Una euforia total, una necesidad bella, un deseo, pasión. Y mil cosas que me enfurece no saber que son. me desespera porque son cosas o sentimientos (o como se llamen) nuevos en mi y lo nuevo puede llegar a aterrar bastante. No sé si es el maldito amor, no se si fue correcto decirle te amo, pero esto está en mi, en mi cerebro y no quiere salir, que me hace sentir tan bien y tan confundida a la vez porque ya jamás podré sentir el roce de su piel que me saca de este mundo. Y si lo dejé partir fue este algo tan profundo y sin nombre que prefiero su libertad, así, sin chistar una sola vez. Además, ¿quién carajo soy yo para decirle a una persona lo que debe hacer?

El amor es más bien un abismo del que nunca se termina de caer. Algo de lo que es imposible salvarse.


domingo, 20 de marzo de 2016

Ese maldito yo

Citando nuevamente a Cioran:


Intento en vano imaginar el cosmos sin mi. Afortunadamente, la muerte se apresurará a remediar la insuficiencia de mi imaginación. 


Quien no muera joven se arrepentirá tarde o temprano.

Si muriera el día de hoy me iría feliz, sin nada pendiente. Morir sería la única paz y tranquilidad para mí, lo que tan desesperadamente anhelo. No más pensamientos que destrozan mi mente y alma, no más tristeza ni fallos, no más sufrimiento. Si, si muero no pasaría nada y eso es algo maravilloso. 


Uno más a la lista

Parece que este no es un buen año, a todo lo que me ha pasado ahora le añado un fracaso profesional más. A veces me dan ganas de morir, pero lo único que me da pena dejar es a mi familia, aunque a mis hermanos y sobrinos no les interese mucho y mis padres tengan sus propias preocupaciones. Pero es que de verdad empiezo a cansarme de lo patética que es mi vida y de todas las veces que intenté ser mejor y fallé. Que bueno que estoy sola, nadie merece una compañia como la mía. Ojalá un día de verdad no despertará, la muerte siempre me dio terror pero creo que ahora no me vendría nada mal.

sábado, 19 de marzo de 2016

Vivir (?)

A partir de ahora todo lo que soy dejará de existir. Haré las cosas que siempre tuve miedo de hacer porque pensé no eran correctas. Viviré sin pensar en consecuencias. Me tomaré un momento de descanso de la vida que siempre me pareció madura. Haré lo que se me de la gana. Estoy cansada de querer y siempre perder.

Mierda

Con palabras sencillas quiero expresar que he llegado a la conclusión de que la vida es una mierda, un castigo. Que estoy harta de vivir de una forma tan miserable. Que en realidad es bueno estar sola para no contagiar a los demás con mi hedor a fracaso. Que es bueno haber perdido ya muchas cosas porque no las merecía....

lunes, 7 de marzo de 2016

Pérdida o Fracaso, ya me da igual

No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos, los insistentes, los tolerables, aquellos qué forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el tiempo.
E.M Cioran 


Siempre he tenido la sospecha de que este en este mundo existimos personas cuyo máximo propósito en la vida es servir de ejemplo a otras en que sus vidas no pueden ser tan miserables como las nuestras. Somos esos seres llenos de buenas intenciones pero atascados de fracasos y mala suerte, somos los que siempre perdemos algo importante de manera continua, somos los desdichados, los absurdos, a los que les llueve sobre mojado, los payasos, los que desean con todas sus fuerzas hacer un cambio significativo en el mundo pero tan solo terminamos estrellados de frente con la tragedia.

Lo que siempre fue una sospecha creo que cada vez se va transformando en una certeza, la cual llegó a mi mente en tan solo menos de un mes. Tengo que desahogarme, tengo que escribir mi mala suerte o podría volverme loca, quiero expresar mis deseos no cumplidos, mi frustración y mi dolor -digno o indigno, no sé- para que tu, amable lector puedas comprobar que, si me conoces logres entender un poquito más mi forma de ser y si no me conoces sepas que tu vida no es tan mala como crees o te des cuenta que has perdido tu tiempo leyendo a una exagerada deprimida -aunque podría apostar que no lo soy-.

Mi vida desde que tengo memoria fue desgracia tras desgracia. No me pondré a enumerar cada uno de los malos ratos que he pasado en lapsos cortos desde que era una niña, así que empezaré por este principio de año. Enero fue un buen mes, de verdad que no puedo quejarme de el, un frío enero pero que me llenó de voluntad, seguí con algunas cosas pendientes como continuar mis trámites para titularme, quería dejar atrás los tragos amargos que la vida me había obligado a tomar, me llené de ilusiones en todos los aspectos importantes de mi vida pero entonces llegó febrero y me partió el corazón de una forma cruel, él se fue y por más que lo intenté no pude evitarlo así que empaqué y terminé yéndome primero, ¿porqué demonios tuvo que ser precisamente ese mes? Ni idea, los siguientes días fueron muy dolorosos, afortunadamente unos libros y dos amigos me ayudaron con la carga, estaba sola en el mundo palpable pero no lo estaba en el virtual -un poco tonto pero cierto-. Total, la alegría y mi voluntad habían vuelto, debía seguir adelante pero a las personas como yo eso no nos puede durar y tenemos que dar el ejemplo a los afortunados, entonces llegó la cereza del pastel, una mañana de marzo rumbo al trabajo me robaron la cartera con todas mis identificaciones, mi tarjeta de débito a la cual le vaciaron todo lo que tenía ahorrado, una usb, su foto y el boleto de cine cuando salimos la primera vez...

Las personas como yo también tenemos una parte cómica, somos torpes ya que no me di cuenta del robo hasta en la noche obviamente ya se habían gastado todo mi dinero -una cantidad de cinco cifras-. Soy terriblemente patética y desafortunada.

Confieso que lo del dinero todavía me duele bien horrible, ya había hecho planes para él y la verdad dudo que el banco me reembolse algo, sin embargo me pesa mucho más no tener esos dos recuerdos suyos conmigo, me parte el corazón.

Ya me voy acostumbrando a pasar cosas de este tipo, a las pérdidas y fracasos, a la soledad y la mala suerte y con todo esto que sé es inevitable en mi vida no quiero darme por vencida aunque la depresión se apodere a veces de mi, de todas formas quiero ser feliz y encontrar tranquilidad.

Se que hay personas que me dirán que otros la pasan peor, que todos tienen malas experiencias, que siempre "habrá uno más jodido que tu". Y entonces respondo, es cierto pero muchas de esas personas les ha tocado nacer en un ambiente terrible del cual es difícil salir. Solo quiero que entiendas que hablo por todos los de mi tipo que no tenemos grandes cosas pero tampoco pasamos hambre, los que tenemos la oportunidad pero no tenemos talento ni habilidades, los desafortunados y mediocres. Como sea, al final cada quien sabe de su propio dolor y su propia lucha, mientras tanto seguiré preguntándome, ¿realmente merezco tanta desdicha en mi vida?

Está cabrón, maldito mundo cabrón.