Acércate.

Recuerda que el problema con la locura es que ya no es vista como una virtud.


Bienvenido

Bienvenido
Todo un honor pasar por tu tiempo.

jueves, 30 de abril de 2015

Optimismo


Abramos los ojos a lo que realmente nos pertenece, y dejemos de una vez por todas de sumergirnos en el pasado. ¿No podemos luchar contra nosotros mismos? Entonces no nos paralicemos en la mejor posición que definitivamente sabemos cuál es. Necesitamos ocupar el lugar que merecemos, necesitamos ser conductores de nuestro propio accionar. De una vez por todas demos la vuelta a la pagina y aprendamos a deshacernos de todo lo que nos hace daño, de todo lo que nos deteriora, y lamentablemente no lo queremos alejar, a veces sentimos que no podemos contra nuestros propios sentimientos, pero, ¿es acaso que dejaremos que ellos nos controlen? ¿Es acaso que seguiremos siendo simples sobrevientas en este mundo?, ¿es acaso que seguiremos soñando con volver a tener lo que nunca nos perteneció? Es hora de abrir los ojos, es hora de deshacernos de la maldita barrera de la cobardía que nos detiene, que nos detuvo pero que no nos puede seguir deteniendo por más tiempo. Es ahora cuando nos debemos encontrar e identificar todo lo que nos pertenece, todo lo que perseguimos, y planificar un camino hacia ello, no podemos quedarnos en el sueño de fantasía, es hora de traducirlo, es hora de seguirlo para poder vivirlo en un futuro próximo. No naveguemos sin rumbo, no perdamos más tiempo, recolectemos todas las experiencias vividas, y no las convirtamos en vanas; pues siempre serán la plataforma de todo lo que logremos alcanzar.

miércoles, 15 de abril de 2015

Atardecer



¿Qué es lo que se nos viene a la mente primeramente cuando decimos la palabra "Atardecer"?

Pues bien, nos llegan: momentos, recuerdos, amores, desamores, reflexiones,actos, locuras, nada, etc, etc, etc. Al momento en el que la tarde llega y el día se va perdiendo suelen pasar un sin fin de cosas: Hombres y mujeres salen a dar un paseo, las parejas besándose en su intimidad, niños corriendo y jugando, algunos trabajos cesan, gente regresando a sus hogares, caminatas,  pupilas que contemplan su llegada, bocanadas de humo, gente que se proyecta. La naturaleza cambia de estilo y todo el mundo cambia de alguna manera u otra. Los sabios hacen sus propios fundamentos acerca de ella, los poetas se inspiran, otros  la contemplan, otros creen que se acerca la hora de sus fechorías, muchos se pierden  y otros piensan en nada.

En fin toda  una amplia gama de efectos que se producen por su llegada y retirada. Solamente me fijo en una creencia: En la tarde solo se manifiesta... su misterioso poder e influencia sobre la faz de esta tierra.

martes, 14 de abril de 2015

Error

Creo que lo he hecho mal.

Elegir una carrera es una de las decisiones más difíciles, pues es a lo que nos vamos a dedicar toda la vida…
A día de hoy, puedo expresar sin tapujos que, definitivamente, me equivoqué de carrera, de profesión y de vida. Odio a la gente que, cuando me escuchan decir que estudié turismo no sale de que me la pasaré viajando y en hoteles de lujo, alaba mi trabajo y lo clasifica de interesante, maravilloso y creativo. No saben lo que es. No se imaginan qué se esconde detrás de una profesión aparentemente tan golosa como los destinos que ofrece.

Me equivoqué. Escogí la opción errónea. Estudié la carrera que no debía y, ahora, pago las consecuencias. Igual es algo personal. Quizás, muchos licenciados en turismo sean felices con sus vidas y sus trabajos. Sin embargo, por lo que a mí respecta, dudo que pueda comer de esto durante toda mi vida y no acabar colgada de la lámpara del salón. El sentimiento de equivocación y fracaso se hace más intenso e insoportable, al creer, decididamente, que la culpa no es enteramente mía. Ni mía ni de nadie. Con 18 años era imposible saber las consecuencias que me podía traer la profesión que acababa de elegir. Hoy, con 22, casi 23, siento tal pesadumbre existencial y tengo una consciencia tan obcecada en mi error y mi fracaso que creo que, laboralmente, no hay solución para mí.

Muy pocos saben que, desde hace algo más de un año, no duermo bien. Constantemente tengo pesadillas, muchísimos sobresaltos nocturnos que no me permiten descansar bien.
Es mucha presión para mí. Son muchas las noches que acabo llorando, totalmente vencida. Lloro de rabia porque pienso que, al fin y al cabo, soy una neurótica y que este tipo de crisis son tan irracionales y demenciales que, sinceramente, pienso que algún día me harán enfermar. También, lloro de impotencia porque, en cambio, ¡es tan fácil equivocarse! Lamentablemente, durante estos últimos meses, solo vivo para andar buscando un trabajo “decente” que vaya acorde a mi “nivel de estudios”, con el que pueda ayudar desesperadamente a mi familia, intentar mejorar mi cuestionable calidad de vida, estrechamente unida a mis posibles errores laborales y solo he encontrado fracaso.


En esas interminables madrugadas, pienso en mi pequeñísimo potencial de buenas intenciones y en la esperanza que siempre he tenido en él, a lo largo de mi vida. Imagino diversos universos paralelos donde, quizás, soy una gran cineasta, una prestigiosa escritora o una brillante gestora cultural; que salvo a personas, que levanto grandes festivales, en vez de poner mi vida y mi integridad psíquica en unos estúpidos frívolos elitistas con aires de grandeza. En vez de hacer cosas importantes y cumplir las expectativas de mis padres, mis hermanos, mi novio, algunos amigos,... me encuentro atada a esta estúpida y frívola profesión que nunca me dará satisfacciones y que, probablemente, consiga volverme loca (si es que no lo estoy ya).


Si no me gusta algo no lo hago, si me gusta algo no puedo hacerlo porque no tengo dinero, no tengo dinero porque no trabajo y no trabajo porque soy una simple inútil.

Sé que estarán las personas que intenten motivarme y de verdad lo agradezco, pero solo estoy siendo sincera conmigo misma. Y es que al final, cada uno sabe de lo que es capaz, de cuales son sus talentos.

Y a todo esto, sé que nadie que conozca podría entenderme.

lunes, 13 de abril de 2015

Tiempo

A VECES TAN SÓLO BROTAN LAS IDEAS, EMANAN, SÓLO FLUYEN, SE DILUYEN Y LUEGO PERECEN, SE MUEREN POQUITO A POCO, LA REALIDAD LAS DESTRUYE, LAS ANIQUILA.





El tiempo corre, se va, no perdona, ni perdonará.


La voz rebana el aire, éste sólo se deja romper, disfruta de la profanación, quizá se trate de un amor que desconozco, la locura de dos, dos diferentes que se llevan muy bien.

En ocasiones entre líneas no digo nada, sólo trato de ocultarme, entre más palabras haya, menos hay de mí, pero  ahora, ya no hay lugares, ya no hay líneas, me niego a mí misma, no soy, no represento, me vendo a este tiempo.

Me he inventado historias, me las he creído, crecí como la loca que soy, nadie me lo impidió, nadie, excepto tú, tiempo...

Cuento

Apenas visibles sus deseos, se dejaba llevar por la locura de ser lo que había olvidado, el dolor de cabeza le hizo alucinar con imágenes de otros mundos, acostada en el piso de su habitación apenas si lograba percibir la realidad ingrata, la realidad absorbente, aunque de cierto modo dejo de hacer lo que todo mundo hace, sí, sí, ustedes ya saben, cumplir con expectativas y dejar de creer en historias fantasiosas, nada de magia ni de princesas, nada de brujas o de fantasmas, sólo entregarse a la realidad, pero que asco ser sólo parte de la realidad sin diversión, mírenlos ahí, los políticos se divierten con el pan de los demás, ellos sí que crean castillos en el aire, ellos de verdad que consiguen a su princesa de cuento de hadas, todo es posible teniendo poder, todo lo puedes ver y saber, pero que aburrido estar tan fuera de la realidad, alimentando borregos con el pasto echado a perder de la TV, los hombres de verde siempre dispuestos a matar gente, a quitar lo que nadie se atreve. 

Todo es el cuento de la sociedad mal educada, de la sociedad enajenada, ya no hay cuentos, ya no hay miradas, ya todo lo saben todos y si no lo saben ni les interesa, narcisos de cualquier sitio, ya no importa la poesía rota tampoco la reparada y mucho menos la muerta, ya no importa nada que no sea rápido y pasajero y por ser de tal modo deja de tener valor,  el cuento ese que se me olvida contarles...

sábado, 11 de abril de 2015

Las heridas del sistema



¿Cuánto daño nos ha hecho el sistema? Nos dividen, nos segregan, nos separan y hacen que nos odiemos entre nosotros. No basta con controlarnos mentalmente, con crear programas mentales e implantarnos ideas y una realidad artificial para someternos. ¡No!
Tuvieron que desintegrarnos como especia, como raza. Nos abandonaron a nuestra suerte y eso duele.



Duele porque veo a la sociedad y a cada individuo luchando por sobrevivir y complacerse así mismos y al sistema. Gastan su dinero en apariencias, en alimentos, libros y arte. Todo lo que conocemos nos afecta, nos daña y nosotros seguimos sufriendo. No lo notan, no lo ven. Se desplazan de un lado a otro por necesidad, con la finalidad de conseguir un poco de dinero y comer, pero ese no es el verdadero problema.  Lo verdaderamente malo son las heridas que tenemos en la conciencia, en el alma, esa que no reconocemos.

¿Porqué seguimos creyendo que quien estudia y lee se considera una mejor persona?

¿Porqué creemos que las edades importan en una relación de pareja?

La igualdad de géneros NUNCA ha existido. Las mujeres siguen siendo tratadas como flores delicadas y humilladas a la vez. Ni son tan buenas ni son tan malas. La sociedad ha hecho de la mujer una víctima y una inútil. La ha dejado sin independencia. Le ha robado todos sus sueños porque la limita, le señala lo que debe y no debe hacer. Incluso las campañas que dicen protegerla la dañan más. Ofreciéndole una vida perfecta y de sueño por el simple hecho de ser mujer. ¿Y los hombres? Ellos no tienen derecho a ser felices, a ser conquistados, enamorados, a ser perdonados.

Cuánto daño ha hecho el sistema para que pensemos que es necesario un control y orden para sobrevivir. Ellos mismos son los que han hecho este sistema decadente y han formado sus reglas. Es su juego no nuestro. Nadie lo nota, lo ve, todos siguen lo que creen ellos que los hacen felices en superficialidad. Nadie es verdaderamente libre.

Ni yo en este texto, porque necesito que me lean, que despierten, dependo completamente de mi luz. De mi verdad a medias, de mi mentira sobrevalorada.

Cada individuo debe de tomar el lugar que le corresponde, así como lo hacen los animales.
El instinto, la conciencia, el Ser que somos y la Fuente es la que nos guía y dicta a donde tenemos que ir, estar.

A lo que voy es que una vez nadie se cuestiona, nadie se pregunta porque hago, porque pienso, porque digo esto u lo otro. ¿Quién demonios está jugando conmigo?

Empieza la desdicha, la desgracia de no poder ser nosotros mismos

Pesadilla.

Estaba en una habitación oscura a excepción de un pequeño hueco en la pared donde se asomaba un poco de luz. No veía nada, la puerta estaba cerrada y solo podía oír como mis pies chapoteaban en algo que parecía agua hasta que resbalé, tenía miedo y no podía salir la puerta estaba cerrada, mi ropa se impregnaba de aroma a perro muerto...

Trataba de alcanzar cualquier cosa con mis manos y lo que encontraba no me agradaba al tacto, me daba miedo, asco, era como tener un pedazo de carne en putrefacción en mis manos... y de repente ya no quería que hubiera luz, no quería que la puerta abriera, no quería que la luz tocara ese lugar, tenía miedo y nadie me escuchaba, mis suplicas no pedían que me sacaran, pedían que no abrieran la puerta, no quería ver lo que me rodeaba...