Acércate.

Recuerda que el problema con la locura es que ya no es vista como una virtud.


Bienvenido

Bienvenido
Todo un honor pasar por tu tiempo.

martes, 17 de junio de 2014

Un abrazo al cielo.

Padre, te amo.

Quiero cerrar mis ojos y abrazarte con el alma, decirte cuánto te quiero, sentir que a mi lado estás. Aunque ya no esté cerca de ti sé que estás conmigo para siempre. Cuando te necesito siento que estás en el cielo, entre las estrellas que miro o tal vez en aquella luna resplandeciente protegiéndome como siempre con esa hermosa luz de amor infinito, aquella que nunca muere.

Un abrazo al cielo para ti, ya no le perteneces a este mundo injusto pero si al firmamento  donde no existe el sufrimiento, donde puedo sentir tu felicidad.

Vuelo entre mis sueños hacia ti siempre, caminemos entre las nubes y déjame contarte todo aquello que no me dio tiempo de decirte.

No me dijiste adiós, tal vez porque los padres nunca se despiden de sus hijos, aquellos a los que cuidan siempre, estén donde estén.

Sé que la vida da lecciones y una de ellas fue perderte, cuando no tenías edad para marcharte ni yo para no tenerte.

Hoy te recuerdo con un nudo en la garganta pero sé que estás bien, viviendo alegre entre los ángeles. 

¡Feliz Día del Padre! Hoy sigo tu misma huella, camino el mismo sendero. Te amo.

¡Te mando un abrazo al cielo! ¡Qué honor que seas mi padre!



Gracias a la vida aún tengo a mi padre a mi lado, pero decidí hacer este escrito para todos aquellos padres que cuidan a sus amados hijos desde el cielo.