Acércate.

Recuerda que el problema con la locura es que ya no es vista como una virtud.


Bienvenido

Bienvenido
Todo un honor pasar por tu tiempo.

martes, 31 de diciembre de 2013

Gracias 2013

Y así, sin darme cuenta, se me acabó el año. Un gran año.

Para el 2012 esperaba un año gris, innecesario y por demás irrelevante. Y la vida nunca te da lo que quieres. Yo quería un amigo, y gané un gran amor, yo quería soledad, y gané compañía incondicional, yo ansiaba silencio y me inundó la música. Bien lo decían, si quieres resultados diferentes, debes comenzar a hacer cosas diferentes.

Esperé mucho del 2013, realmente demasiado. Esperé ser feliz, esperé fuera un año interesante, por lo menos novedoso. Y no hice más que esperar, y esperar. Y lo único nuevo fue lo mismo de siempre; rutina.

A unos días de mi cumpleaños, decidí que la felicidad sería un estado de ánimo, y no un objetivo futuro. Y me lo propuse. Y a días después de mi cumpleaños, la vida me atravesó en el camino lo mejor que podría darme; empatía, compañía y amor.

2013, un año difícil, aunque eso sí, con sus gratas experiencias.

¿Qué más puedo decir?. Cosas que me hubiese gustado hacer y no hice, cosas que hice y de las que ya no me puedo arrepentir. Como también cosas muy divertidas y alocadas que me gusta recordar con gracia.

Como en un aeropuerto, gente nueva ha llegado y se ha ido. Madurar es parte de ese ciclo: no apegarme a nadie que llegue, así como no obligar a permanecer a quien ni siquiera quiere seguir siendo parte de ella.

La lucha sigue, para bien o para mal, sigue.

A los amigos y a los conocidos, les deseo un 2014 lleno de fuerza vital para cumplir cada uno de sus objetivos, siempre y cuando sean en provecho al progreso de la humanidad y para sí mismos. Bendiciones, amor y luz para todos ustedes.



Querido 2014, para ser feliz, sólo te pido salir bien de la universidad.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Desconfianza


Me da miedo que el temor a mostrarme vulnerable no me deje conocer, ni permitir que me conozcan. Correr el riesgo es difícil cuando te lastimaron, pero no superarlo es bastante peor. Tengo miedo del miedo. Me perturba la posibilidad de repetir historias.

Me queda cómodo este lugar en el que estoy. Cerrada, jugando a ser distante y fría. Pero en la comodidad se estanca lo malo junto con lo bueno y nunca me gustó demasiado mezclar.


No sé como animarme a empezar otra vez sin que me afecte lo que pasó antes.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Miedo

El miedo...es la base, el miedo puro, mortal...es la línea de división de nuestras especies. Y no importa lo duro que luchemos para definirlo, no puede ser cuantificado. Pero es una de las pocas unidades constantes de medida, una de las pocas cosas que nos hace lo que somos.




La única fuerza humana con suficiente poder para superar el miedo...es el amor.