Acércate.

Recuerda que el problema con la locura es que ya no es vista como una virtud.


Bienvenido

Bienvenido
Todo un honor pasar por tu tiempo.

lunes, 29 de julio de 2013

¿El falso progreso humano?



Una cosa es bien 'sabida', el progreso y la civilización van de la mano con la tecnología, nadie lo puede negar. Nuestra sociedad, la actual,  se mueve en base a un riguroso régimen de condiciones sociales, económicas y cuanto se usé o conozca de tecnología. Vamos avanzando, como dirían muchos especialistas. Educándonos, mirando hacia un futuro sin errores. Sin embargo, olvidamos lo necesario, lo principal, lo básico, lo lógico, lo elemental, que si bien es tan obvio, nos da lo mismo, porque siempre está ahí para nosotros, no pensamos en que se puede terminar. 

Un defecto general de la humanidad es el egoísmo. Esto lleva a la ignorancia, al olvido, al destierro.

Un día se terminará la comida.
Se terminará el agua.
Se secarán las tierras.
Morirán los animales.
Se extinguirá la Tierra.
Explotará el Sol.

Esos detalles mínimos, los olvidamos mientras construimos mejores formas de realizar nuestras actividades.y facilitar nuestra vida cotidiana. Nos embriagamos de comodidades. Independientemente de que olvidemos estos detalles, estamos en un tiempo donde las mismas tradiciones impiden el progreso intelectual, humano. Retrocedemos a la edad media.

Un ejemplo.

La corrida de Toros, más que una tradición es una barbaridad digna del Coliseo romano. Cualquier tradición que implique lastimar a la naturaleza es sinónimo de retroceso.

Si bien avanzamos con la tecnología y nos eleva a un punto de querer conquistar el Universo. También debemos conocer nuestros límites, hasta donde debemos detenernos, que debemos rescatar, cambiar.

Qué triste que la vida se nos vaya en pensar en maneras más simples de vivir, mientras el alimento se acaba, el agua se extingue. Un día va a temblar y moriremos, tampoco pensamos en eso porque estamos aquí para vivir, porque nosotros como humanos somos dignos de la vida, lo merecemos, porque “pensamos”, construimos, hablamos, caminamos en dos patas y tenemos dedos pulgares que nos hacen sostener cosas, inventar.  Aunque en verdad nada nos afirme que somos únicos.

La tecnología es capaz de mejorar nuestra vida y nos dirige hacia el progreso. Sin embargo sólo quien tiene la posibilidad de pagarla  puede progresar. Los que no, se ajustan a lo que tienen y seguimos paralizándonos como sociedad.

La ignorancia va con la tecnología, con las tradiciones, con la muerte. ¿Qué se puede hacer? Nada, por ahora nada, porque el mundo está en manos de los poderosos, ya no hablemos de hombres, sino el poder en si, esa sustancia que domina el cuerpo y hace que la sangre pierda consistencia y nos de un vuelco el cerebro. El poder domina el mundo, sólo el mundo. Qué bien que la humanidad aún no logra patentar su ignorancia, concretar viajes a la luna y de regreso, esos anhelados viajes al pasado y de vuelta, viajes al infinito cosmos y entonces, todo estaría infectado de ese poder, de esa vulgar necesidad de pensar en el “yo” de la perpetua agonía de la ignorancia y el egoísmo.


El progreso depende del tiempo y también se estanca. Cambia constantemente y no depende de un sector definido.



La naturaleza al contario, no es rentable, no es redituable, no lleva a ningún progreso, está ahí, para gozo y beneplácito humano y aparte es un espectáculo hermoso. Todo lo que en ella es, esta para servir. Aunque un día ella también ha de morir y con ella también nosotros. Y ese es nuestro más grande regalo.




viernes, 26 de julio de 2013

Sin máscara. Esto soy.





Estoy aquí con el fin de expresar la sinfonía de mis letras, como muchos de ustedes. En lo particular, no soy buena expresando o describiéndome. Ni tan subnormal ni extraña como otros humanos. Aunque sin duda, mi vida no es normal. Siempre viví entre letras, cuentos, animales, pinturas, dibujos, relatos de hadas, príncipes aventureros y mundos fantásticos, los que siempre espero.

En cuanto a mi personalidad, soy multiforme y a veces una bruja psicótica. Con tendencia a la esquizofrenia que sueña con entender a la sociedad, la historia, el hermetismo y cualquier manifestación artística, especialmente enloquezco con el cine. Todo esto con un tinte mágico de dualidad y fantasía. 

Amo a los animales, humanos y cualquier ser vivo que se digne de serlo. Un tanto enigmática y rebelde. Suelo ser una criatura encantadora cuando recibo mucho amor. Aunque soy un tanto intolerante a los ignorantes y traidores. Me pongo en plan pesada pero no me negarán que me veo más defectuosa y humana luego. Eso sí, quienes me conocen, me quieren, quienes no, sólo tienen especulaciones.

Soy una introvertida con claustrofobia. Un mundo con ganas de platicar. Una tímida que necesita socializar. Algo.

Lo sé, es una pésima reseña de mí misma. No tengo otra manera de comunicar mi locura y amor al arte y la justicia.

martes, 9 de julio de 2013

Un poco más

Imperfectos, eso somos los seres humanos, esa es la razón por la que estamos juntos, para poder aprender de nosotros mismos y ayudarnos a ser perfectos. 

Los seres humanos somos demasiado complejos, que de un grano de sal queremos que nazca el mar.

Humanos, estos seres egoístas y celosos. Se enamoran y se olvidan. Se odian y se despiden. Se matan y se duermen juntos. 

Los seres humanos nunca aprenderemos el valor de la honestidad. Tuvimos que llegar a herirnos  para bloquearnos el corazón, bloquearnos el recuerdo, la memoria y olvidar pronunciar el nombre de aquel que nos dio la vida. 

No somos perfectos, por eso es que debemos amarnos un poco más.